Sagitario A* también da la razón a Albert Einstein

ACTUALIDAD

EHT

La histórica imagen del agujero negro permite confirmar otra predicción de la Relatividad General

14 may 2022 . Actualizado a las 10:01 h.

En 1609 Galileo Galilei construyó un telescopio para contemplar el firmamento. A través de su lente descubrió las lunas de Júpiter. La observación de los satélites orbitando alrededor del gigante gaseoso produjo una de las mayores revoluciones de la humanidad. Galileo postuló que la Tierra no podía ser el centro del universo.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

A medida que la tecnología de observación mejoraba, el espacio se hacía cada vez más grande y el universo más complejo. Gracias, por ejemplo, al potente instrumento que utilizó en 1929 el astrónomo estadounidense Edwin Hubble se supo que la Vía Láctea es únicamente una de las miles de millones de galaxias y que el cosmos se expande.

Ahora, la nueva era de telescopios promete iniciar una revolución comparable a la del siglo XVII. El jueves los astrónomos ya ofrecieron un adelanto de lo que está por venir. El Event Horizon Telescope (EHT) fue capaz de fotografiar el agujero negro que hay en el centro de la galaxia. Algo que parecía imposible hace unos años. De hecho, el debate siempre ha sido si realmente existían.

Hoy, sin embargo, parece que no hay límites para el ingenio humano y una tecnología sin precedentes en la historia de la ciencia. El EHT se basa en el concepto «juntos podemos». Un único telescopio sería incapaz de asumir el desafío de desvelar el aspecto de Sagitario A*. Así que se aliaron algunos de los más potentes del planeta, entre ellos el IRAM que hay en Granada. El resultado fue uno del tamaño de la Tierra. «Gracias al EHT hemos podido ver un objeto que está situado a 27.000 años luz de distancia. Esto equivale a observar un disco en la Luna», apunta Rocco Lico, investigador del IAA-CSIC.

«El diámetro del anillo de Sagitario A* es de unos tres minutos luz, mientras que la distancia que no separa del agujero es de 27.000 años luz. Como el objeto en el cielo es muy pequeño en comparación con la distancia necesitamos telescopios de miles de kilómetros, algo que no existen evidentemente. Gracias a una técnica conocida como VLBI lo que hemos hecho es combinar señales de muchos que hay repartidos por el mundo para que actúen como uno solo», destaca Iván Martí Vidal, astrónomo de la Universidad de Valencia.

La imagen por sí sola ya tiene un valor incalculable. Pero la segunda que obtiene el EHT del fenómeno desde el 2019, ha confirmado, además, otra predicción de la Relatividad General. «La tesis de Einstein sostiene que todos los agujeros negros tienen el mismo aspecto independientemente de su masa. Tras ver el que hay en la galaxia M87 y el nuestro hemos podido confirmar que efectivamente es así», concluye Rocco.

Albert Einstein tenía razón sobre el campo magnético de la Tierra

Xavier Fonseca

Albert Einstein tenía un sexto sentido para desvelar los secretos de la naturaleza. Un don que le permitió explicar en la teoría de la Relatividad el origen de la gravedad, algo que ni el propio Isaac Newton había podido entender. Era un científico, además, adelantado a su tiempo. Un verdadero visionario, aunque algunas de sus propias predicciones ni él mismo se las creía. Pero el universo sigue dándole la razón. 

Ahora, un documento publicado en la revista Journal of Comparative Physiology A demuestra la increíble capacidad del genio alemán para entender el lenguaje oculto del mundo natural. Se trata de una carta que escribió en 1949 al ingeniero inglés Glyn Davys. En ella Einstein teoriza sobre la posibilidad de que las abejas y los pájaros tengan una cualidad aún por revelar para orientarse cuando realizan las grandes migraciones.

Seguir leyendo