Cospedal recurrió a Villarejo para impedir la publicación de los papeles de la «libretita de Bárcenas»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, entre el 2008 y 2018, en una imagen de archivo.
La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, entre el 2008 y 2018, en una imagen de archivo. OSCAR CELA

«Oye, y la famosa libretita, ¿tú crees que la sacarán?", le preguntó al excomisario. La exsecretaria general del PP quería evitar que esa información viese la luz o, al menos, que no salieran los nombres de los altos cargos del partido beneficiarios de la caja B

16 may 2022 . Actualizado a las 13:59 h.

La exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedalentre el 2008 y 2018, se habría empleado a fondo durante el primer semestre del 2013 para proteger a la formación popular del escándalo de los papeles de Bárcenas, que ponían de manifiesto una contabilidad paralela a la oficial, una caja B, en el partido conservador y el pago de sobresueldos en negro a parte de la cúpula popular, según se desprende de unas grabaciones del excomisario Villarejo publicadas hoy por el diario El País.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

En estos audios, que forman parte del material requisado por la policía en la vivienda y las empresas del excomisario en el marco de la operación Tándem que acabó con su detención, hablan por teléfono el propio mando policial y María Dolores de Cospedal. En ellas hacen referencia a lo que posteriormente se conocerían como los papeles de Luis Bárcenas, entonces tesorero del partido. Ambos especularon sobre el origen de esas informaciones. «Ha sido Esperanza Aguirre», señala Cospedal, que añade: A esta mujer se le olvida que, sabiendo todo Madrid que López Viejo era un sinvergüenza, lo hizo consejero... Es que nos hemos tragado mucho, ¿eh?».

Según adelanta hoy El País, lo que intenta Cospedal con su conversación con Villarejo es parar la publicación de la «libretita» de Bárcenas, unos manuscritos en los que el extesorero del PP registró durante casi 20 años una contabilidad paralela con entradas, de casi 8 millones de euros, y salidas de dinero.