Moreno denuncia que Sánchez quiere un pacto de PP y Vox para reactivarse

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado LA VOZ EN ANDALUCÍA

ACTUALIDAD

Román Ríos | EFE

Por Andalucía rechaza ahora facilitar la investidura del candidato popular

17 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Las diferentes posibilidades de pactos poselectorales copan los mensajes de los partidos en la recta final de una campaña que hoy toca a su fin. La cercanía de las municipales y autonómicas de la próxima primavera, así como las generales previstas para diciembre del 2023, complican una ecuación ya de por sí enrevesada, porque todas las formaciones tienen puesto un ojo en la repercusión que podrían tener sus alianzas o sus cortafuegos en el ciclo electoral que se inicia este domingo en Andalucía.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La gran novedad de ayer estuvo en el portazo que dio Por Andalucía a la opción de abstenerse en la investidura de Juanma Moreno (PP). Si hasta entonces su propia candidata, Inma Nieto, se había mostrado partidaria de «reflexionar» sobre ello para evitar así que Vox entrase en el Gobierno, en una jugada que contaría con la bendición de Yolanda Díaz, este jueves lo rechazó de plano: «Solo el PP, o en cualquiera de sus combinaciones, que no cuente con Por Andalucía para seguir gobernando», dijo, sobre «el gazpacho» que los populares tienen «con la extrema derecha», y que ellos no están ahora dispuestos a «beberse».

La coalición en la que participan Podemos, Más País y otras cuatro formaciones ha detectado una fuga de apoyos hacia las otras dos listas de izquierda que concurren a la cita, lo que ha motivado este reposicionamiento. Especialmente hacia sus grandes competidores, un Adelante Andalucía liderado por Teresa Rodríguez que sigue creciendo con el avance de la campaña. La exdirigente de la rama Anticapitalista de Podemos que rompió con Iglesias al poco de acceder este al Gobierno, dejó ayer bien claro que, «bajo ningún concepto», está dispuesta a «colaborar en blanquear a las derechas».

Pugna a la izquierda del PSOE

Por Andalucía y Adelante Andalucía pugnan por el electorado a la izquierda de un PSOE que ayer volvió a rechazar la invitación de Feijoo de abstenerse en la investidura de Moreno para desactivar a Vox. Lo hizo su candidato, Juan Espadas, y lo confirmaron en su ejecutiva federal a través de Isabel Rodríguez, la portavoz del Gobierno, que descartó esa posibilidad: «La izquierda no se tiene que abstener», dijo.

El gran favorito, Juanma Moreno, encontró en Madrid la explicación a esta negativa socialista a favorecer que gobierne la fuerza más votada: «Pedro Sánchez necesita a Vox para las futuras elecciones generales y decir que el PP está con Vox», detalló, sugiriendo que el presidente del Gobierno emplea estos comicios autonómicos para revitalizar su proyecto a nivel nacional.

Mientras tanto, Vox continúa presionando al PP. Su candidata, Macarena Olona, insistió en que exigirán entrar en SanTelmo aunque Moreno solo necesite para ser investido la abstención de uno de sus diputados. «El PP ha vivido muy cómodamente, y eso se ha acabado», afirmó.

PSOE y PP realizan las últimas llamadas por el voto útil en busca de convencer a los 150.000 electores que aún no han decidido el color de su papeleta. Las expectativas en Ferraz son tan pobres (podrían bajar de los 33 escaños de Díaz en el 2018), que incluso empiezan a temer que esa estrategia del miedo a Vox se les pueda volver en contra, y que esos indecisos acaben apostando por Moreno, precisamente para evitar a los de Abascal. En el PP empiezan a soñar con la absoluta, aunque prefieren hablar de «mayoría amplia». «Creo que está cerca, lo podemos conseguir», dijo un Moreno que tiene como principal amenaza la playa: «Va a haber atasco el domingo», dijo, invitando a votar a primera hora, antes de subirse al coche.

Feijoo bendice el desapego a Génova de Juanma Moreno en favor de la victoria

Fran Balado

En los mítines del PP las banderas blanquiverdes de Andalucía superan con creces a las españolas, y en mayor medida a las clásicas azulonas del partido, casi ausentes a lo largo de la campaña. Las siglas del PP han quedado reducidas a la mínima expresión en la cartelería y en el merchandising oficial. Los abanicos que se reparten para combatir un calor que va remitiendo a cuentagotas llevan impreso Juanma, presidente. Los bolígrafos, las pulseritas... El candidato a la reelección y su equipo lo han apostado todo a una campaña regionalista y presidencialista, hasta el punto de que en las últimas fechas dedican buena parte de sus esfuerzos a explicar cuál es su papeleta. En su entorno admiten que esta renuncia a las siglas les costará algún voto por posibles equivocaciones, especialmente entre la gente de más edad. Algo anecdótico, puntualizan, en contraste con el número de apoyos que lograrán atraer al abrazar el andalucismo y anteponer la figura del «presidente de todos», repiten. Otra de las armas con las que cuenta Moreno es que presume de ser el único candidato, junto a Teresa Rodríguez, que no obedece a Madrid. constantemente se lo recuerda a Espadas, al que considera un peón de Sánchez. «Aquí nadie va a decidir a 550 km lo que es mejor para Andalucía». Sin duda, se trata de una estrategia que le hubiera generado tensiones con la anterior dirección del PP. Con Feijoo sucede todo lo contrario. Sabe mejor que nadie de lo que le hablan. Y no solo lo aprueba, sino que lo celebra.

Seguir leyendo