Feijoo reivindica la serenidad de Moreno frente al intento del PSOE por «resucitar al dóberman» y «los chantajes» de Vox

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ACTUALIDAD

Emilio Naranjo | EFE

El presidente del PP y el líder andaluz redoblan su apuesta por la centralidad como el mejor camino para llegar a la Moncloa

21 jun 2022 . Actualizado a las 19:38 h.

Pese a los constantes llamamientos a mantener la calma, en el PP no son capaces de ocultar una cierta euforia tras la histórica mayoría absoluta alcanzada en Andalucía. Su candidato y presidente de la Junta en funciones, Juanma Moreno, y el presidente del partido, Alberto Núñez Feijoo, accedieron juntos este martes a la sede nacional del partido, en donde les esperaban varios representantes de Nuevas Generaciones antes de acceder al ritmo de Glory Days (Días de Gloria, de Bruce Springsteen) a la concurrida sala en la que se reunió la Junta Directiva Nacional.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El primero en intervenir fue «el califa», como lo calificó Feijoo la noche del domingo tras confirmarse los resultados. Moreno, que se mostró «orgulloso de pertenecer al PP», agradeció a Feijoo «saber interpretar Andalucía», algo que consideró nada fácil de alguien procedente «del norte».

La dirección nacional cedió todo el protagonismo de la campaña a Moreno, que acabó consiguiendo 58 escaños que hoy quiso compartir con el líder gallego, con todo el partido y con todos los andaluces: «Este éxito es un éxito tuyo (por Feijoo), un éxito de la dirección nacional, de todo el PP y de todos los españoles que desean un cambio». El dirigente malagueño reivindicó que «se puede hacer política de otra forma», apostando por la «centralidad y la serenidad», y por tanto huyendo de la crispación. «Eso lo personalizas perfectamente tú, Alberto. Y te auguro grandes éxitos. Lo vas a conseguir», vaticinó, sobre su carrera de fondo a la Moncloa. 

«Creo que vamos a conseguir grandes cosas en España», abundó. «Andalucía necesita otro presidente, otra forma de entender la política, otro estilo, que se baje de la soberbia en la que se ha instalado Sánchez», con un Gobierno «donde castigan a unos para premiar a otros en función de los encajes», dijo, sobre sus alianzas parlamentarias con los independentistas. «Esto tiene que acabar. Debe acabar».

 Andalucía votó «gestión y en libertad»

A continuación tomó la palabra Feijoo, quien aceptó «los deberes» que le acababa de poner su compañero y amigo. El gallego destacó varios ganadores tras la cita con las urnas. En primer lugar, a Andalucía, que «votó gestión y en libertad» frente a aquellos que «no tenían más proyectos que resucitar al dóberman», comentó, por un famoso vídeo electoral del PSOE en 1996 con el que trató de atraer voto buscando la polarización. Pero Feijoo también mandó aquí un recado a los dirigentes de Vox, al denunciar que intentaron «chantajear» al exigir su entrada en la Junta a cambio de una sola abstención.

Para el presidente del PP, el otro triunfador es Moreno, «el único candidato que ha salido a ganar las elecciones y ganó holgadamente. El resto salieron a perder y también perdieron holgadamente. Por eso el resultado ha sido el lógico. Juanma salió a ganar porque tenía un objetivo: una mayoría estable. Y el resto de partidos solo tenía un objetivo: ver cómo conseguían que Juanma y el PP no obtuvieran la mayoría suficiente», resumió.

Feijoo distinguió también un tercer ganador en el partido, un PP «con hambre por acertar», centrado en su «compromiso por los intereses generales» y que ha derrochado «ilusión por transmitir que hay un proyecto alternativo».

Gustavo Valiente | EUROPAPRESS

Y finalmente, para el gallego el otro gran triunfador del domingo es la política española. «Si algo ha demostrado estas elecciones es que es posible otra forma de hacer política. Sin insultos y sustituyendo cada descalificación del adversario por una propuesta», dijo. El líder del PP advirtió que «la vieja política es más actual que nunca, es la que quieren los ciudadanos», frente al «populismo» de otras fuerzas, porque comprenden, como se ha demostrado en Sevilla, que no existen «soluciones sencillas a problemas complejos».

 Una mayoría «en aumento» 

El líder de la oposición señaló que aprecia «una mayoría que va en aumento y que el horizonte político está cambiando». «Estamos en el buen camino», comentó, señalando que este pasa por «la centralidad y la unión», ya que solo eso permite «construir proyectos amplios». Aquí también envió un recado a Pedro Sánchez. «Con una constelación de minorías se puede llegar al Gobierno, incluso resistir un tiempo, pero no se puede gobernar», lamentó.

«Los ciudadanos ya no toleran más cortinas de humo para desviar la atención. Nuestro objetivo sigue siendo unir a todos aquellos que creen que España merece y necesita un Gobierno mejor. Y vamos a seguir trabajando para dárselo». Los resultados en Andalucía suponen un espaldarazo para su idea de seguir creciendo hacia ambos lados del tablero político. 

Feijoo concluyó con otra crítica a Ferraz. «Hay quien ha dicho que el triunfo de Moreno es gracias a Sánchez, porque le ha transferido mucho dinero a Andalucía», comentó, en base a unas polémicas declaraciones de Adriana Lastra. «Hay quien ha dicho que Sánchez no tiene nada que ver con el resultado del PSOE, porque se ha votado al que gobernamos», dijo, por Rafael Simancas. «Ambas lecturas las han hecho dos personas muy relevantes del PSOE, y pese a ser contradictorias, solo pueden responder a dos motivos». Primero: «Que Sánchez y su equipo estén más preocupados por la propaganda». Y segundo: «Que de verdad se crean algo de esto, que hayan perdido el contacto con la realidad».

El presidente del PP se sirvió de este análisis para advertir a su partido sobre de que será «un error de caer en el triunfalismo con un resultado excepcional o con un puñado de encuestas. España no está para triunfalismos. Vivimos una crisis muy profunda», concluyó.

Calvo recurre al «sentidiño» para explicar el triunfo y augura «un cambio de ciclo»

Alfonso Rueda, el presidente de la Xunta, no acudió este martes a Madrid, ya que tenía una visita oficial a la planta de Stellantis en Vigo. Sí lo hizo Diego Calvo, vicepresidente segundo del ejecutivo gallego, quien invitó a digerir y a administrar el resultado obtenido en Andalucía «con mucha responsabilidad», pero celebrando que «se ha demostrado que se pueden conseguir las mayorías suficientes para gobernar con otra forma de hacer política a la del señor Sánchez», que pasa por «gobernar para todos, con ese sentidiño que Feijoo siempre aplicó en Galicia». El también presidente del comité electoral del PP auguró «un cambio de ciclo: el apoyo a Feijoo cada vez es más claro», zanjó.