La contaminación causa cambios en la conectividad cerebral de niños y adolescentes

La Voz

ACTUALIDAD

Un estudio de ISGlobal, impulsado por la Fundación "la Caixa", explora por primera vez la asociación entre la exposición a la contaminación atmosférica y el ruido por tráfico durante el embarazo y la infancia

23 jun 2022 . Actualizado a las 08:35 h.

Una mayor exposición a la contaminación atmosférica se asocia con una mayor conectividad funcional entre varias regiones cerebrales en la etapa preadolescente, mientras que la exposición al ruido del tráfico no muestra asociación, según un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación "la Caixa". Los hallazgos también indican que los primeros años de vida son el período más sensible de exposición a la contaminación atmosférica.

La contaminación atmosférica y el ruido relacionados con el tráfico están afectando a un número cada vez mayor de personas en todo el mundo. «Ya sabemos que los niños son especialmente vulnerables al efecto de estas exposiciones, debido a su metabolismo inmaduro y a su cerebro en desarrollo», afirma la investigadora de ISGlobal y autora principal, Mónica Guxens. De hecho, varios estudios realizados por Guxens y otros equipos han encontrado una asociación entre la exposición a la contaminación atmosférica durante la primera infancia y alteraciones en la estructura del cerebro.

En este estudio, el equipo de investigación utilizó imágenes de resonancia magnética (IRM) para explorar si una mayor exposición a la contaminación atmosférica o al ruido podía asociarse también a posibles alteraciones en la conectividad cerebral (es decir, la forma en que interactúan distintas regiones del cerebro). «El uso de la IRM ha abierto nuevas posibilidades en el campo de la epidemiología, al permitir investigar la estructura y el funcionamiento del cerebro», dice Guxens.