Un impuesto gravará en el 2023 beneficios de las energéticas por el alza de luz, gas y carburantes

f. fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Eduardo Parra | EP

El Gobierno no podrá aplicar el nuevo gravamen con efectos retroactivos ni al 2021 ni a un 2022 de cotizaciones históricas

26 jun 2022 . Actualizado a las 10:10 h.

No será para ya, como quería la vicepresidenta Yolanda Díaz, pero habrá impuesto a las compañías energéticas a partir del 1 de enero, como defendía la bancada socialista del Gobierno, liderada por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Por eso, porque será un gravamen de nueva creación, no ha sido incluido en el real decreto aprobado ayer y será necesario tramitarlo como proyecto de ley en el Congreso y en el Senado, de modo que pueda empezar a aplicarse a partir del 1 de enero, según avanzó el presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez aclaró que «el Gobierno está diseñando un nuevo tributo que gravará los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas [no solo de las eléctricas, por tanto] obtenidos como consecuencia del alza de los precios» en los últimos meses. Porque «las cargas de esta situación tan dolorosa deben distribuirse con justicia. Deben aportar más quienes están en mejores condiciones y lo que no cabe es que algunos resulten beneficiados a costa de los perjuicio de las mayorías».

El presidente destacó que los dos partidos de la coalición de Gobierno presentarán el impuesto en las próximas semanas en el Congreso como proposición de ley. De momento, Sánchez avanzó que para el diseño están mirando lo que están haciendo otros países europeos, en especial, Italia, admitió. Allí, el Ejecutivo de Mario Draghi recauda para el Estado un 25 % de los beneficios que obtuvieran de diferencia entre el 1 de octubre del 2021 y el 31 de marzo del 2022 con respecto al mismo período del año anterior, siempre que sea superior a los cinco millones de euros. Afecta a todas las empresas energéticas, también a las que hacen negocio con el gas natural o el petróleo. Con esos recursos, Italia cofinancia las medidas de alivio para familias y empresas.