Biden y Erdogan se coronan como los grandes ganadores de la Cumbre de la OTAN

Pablo Medina MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una reunión celebrada en el marco de la cumbre de la OTAN.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una reunión celebrada en el marco de la cumbre de la OTAN. JONATHAN ERNST | REUTERS

El aumento del gasto militar de los aliados y el compromiso de Suecia y Finlandia en la lucha antiterrorista les sube al podio de la Alianza

01 jul 2022 . Actualizado a las 09:27 h.

La Alianza Atlántica ha protagonizado una transformación para bien en todos sus aspectos. Su influencia se amplía con la anexión de dos países —Suecia y Finlandia—, se refuerza militarmente en el este con las tropas y las bases de Estados Unidos, España consigue poner un foco en la frontera sur y por primera vez se reconoce que Rusia es la amenaza principal a superar, con lo que los lazos entre los países miembros de la OTAN salen muy reforzados.

Pero en todo proceso, hay quien gana más que sus análogos. Y esta ha sido la cumbre en la que Joe Biden, presidente de Estados Unidos, y Recep Tayyip Erdogan, presidente turco, han rentabilizado mejor sus políticas diplomáticas, logrando serias victorias a nivel particular que hacen que su influencia dentro y fuera de la OTAN se incremente y vean sus intereses favorecidos.

Así, Estados Unidos ha logrado una gran cooperación en el Indopacífico entre Australia, Corea del Sur, Japón y Nueva Zelanda para combatir la influencia china, su máxima preocupación geoestratégica. Y por su parte, Turquía ya no tiene ataduras para sus campañas militares en Oriente Medio ni está restringida a la adquisición de armas. Un paso significativo para ambos países.