El Gobierno aprueba las medidas anticrisis con la abstención del PP y el descontento de los nacionalistas

Pablo Medina MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, durante el pleno en el que se debatían las medidas anticrisis del Gobierno.
El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, durante el pleno en el que se debatían las medidas anticrisis del Gobierno. kiko Huesca | EFE

Las formaciones nacionalistas e independentistas consideran que el decreto es «insuficiente» para ayudar a las familias

14 jul 2022 . Actualizado a las 23:31 h.

Pedro Sánchez partía con la ventaja de su giro a la izquierda para aprobar las nuevas medidas anticrisis. Tras el batacazo socialista en Andalucía y con las consecuencias de la guerra en Ucrania, se hizo imperativo relanzar al Gobierno con nuevas medidas. Finalmente, han sido aprobadas con 179 votos a favor, 49 en contra y con la abstención de los diputados del PP, que finalmente ha optado por no votar en contra tras la inclusión de dos medidas de Feijoo en el documento. Y aunque las medidas saldrán adelante y se prolongarán hasta el 31 de diciembre, varios socios de Gobierno no han quedado satisfechos.

Previamente a la votación, se dio un último debate para discutir la eficacia de las medidas. Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, fue el encargado de presentar ante un parlamento casi vacío las medidas anticrisis propuestas por el Gobierno. Era la segunda vez que se subía a la tribuna después de haber intervenido en el debate sobre la Ley de Memoria Democrática. Desde el atril, ha defendido que «lo que nos piden los ciudadanos es que nos centremos en lo que no va bien» y ha enumerado los componentes del nuevo decreto: un obsoleto descuento del 50 % al transporte de medias distancias, cercanías y rodalíes, las subida del Ingreso Mínimo Vital en un 15 % y el cheque para las familias vulnerables de 200 euros, entre otros. 

«El real decreto ley es otro paso más del Gobierno para atender las necesidades de la clase media trabajadora de este país», ha esclarecido Bolaños, que ha reprochado al Partido Popular sus peticiones de diálogo cuando no han querido arrimar el hombro y ha declarado que «defender los intereses propios o de los poderosos es una opción, pero no es la de este Gobierno».