Cien días de protestas en Sri Lanka sin un presidente sustituto en el horizonte

La Voz COLOMBO/EFE

ACTUALIDAD

Ciudadanos de Sri Lanka encienden velas en memoria de los manifestantes que perdieron la vida durante las protestas.
Ciudadanos de Sri Lanka encienden velas en memoria de los manifestantes que perdieron la vida durante las protestas. CHAMILA KARUNARATHNE | EFE

Una fracción del partido del Gobierno respalda la candidatura del actual presidente interino Ranil Wickrremesignhe

17 jul 2022 . Actualizado a las 18:30 h.

Tan solo cien días han transcurrido desde que miles de personas comenzaron una acampada multitudinaria en Colombo exigiendo la dimisión del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, un objetivo que una vez alcanzado ha calmado los ánimos de los manifestantes, deseosos de poner fin a la crisis política en la isla.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Tras la dimisión el viernes de Rajapaksa, las protestas han ofrecido una tregua a la formación de un nuevo gobierno, para la que los partidos políticos ya trabajan por llegar a acuerdos que den pie a la designación de un nuevo presidente el próximo 20 de julio. Hasta entonces, Ranil Wickremesinghe, quien fue designado por Rajapaksa como su sucesor antes de que este abandonase Sri Lanka el miércoles, ocupa de forma interina la Jefatura de Estado de Sri Lanka, mientras continúa en el centro de las críticas de los manifestantes al ser visto como un aliado del expresidente.

Cien días en el epicentro

Pese a que las primeras protestas en la isla comenzaron a finales de marzo, cuando se vivieron cortes de electricidad de más de trece horas, no fue hasta el 9 de abril cuando miles de personas empezaron una acampada en el parque Galle Face, en Colombo, reclamando la renuncia de Rajapaksa. Bautizada como Gota Go Gama en alusión al presidente, y ubicada frente al edificio de la Secretaría Presidencial, esta comenzó a llenarse de tiendas de campañas, baños portátiles y todo tipo de facilidades que la transformaron rápidamente en el epicentro de la lucha contra el poder.