La NASA anuncia que una potente llamarada solar llega este martes a la Tierra

Xavier Fonseca Blanco
Xavier Fonseca REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

En la imagen ofrecida por la NASA se aprecia el filamento que ha liberado el Sol este pasado fin de semana
En la imagen ofrecida por la NASA se aprecia el filamento que ha liberado el Sol este pasado fin de semana NASA

«Me da pánico pensar en los efectos que producirá un evento más intenso que el de este martes», asegura una experta en meteorología espacial

20 jul 2022 . Actualizado a las 15:35 h.

Este fin de semana una científica de la NASA alertó en su cuenta de Twitter sobre una intensa llamarada solar que llegará a la Tierra este martes 19 de julio. Poco más se ha sabido durante las últimas horas sobre la naturaleza de este evento. «Quién lo ha dicho es una persona de la NASA y no de la NOAA, que es la agencia meteorológica de Estados Unidos, como aquí la Aemet. Parece que los que trabajamos en el espacio no tenemos competencias para lanzar ciertas advertencias», lamenta Consuelo Cid, Catedrática de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá e investigadora del Grupo de Investigación Meteorología Espacial.

Lo que ha ocurrido es que el Sol ha liberado un filamento de un tamaño considerable, mucho más grande que las dimensiones de la Tierra. «Podemos verlo como un hilo enorme, pero hecho de partículas cargadas. Este tipo de sucesos son frecuentes, aunque en esta ocasión el problema es que se dirige hacia nuestro planeta», reconoce Cid.

Cada vez que el astro rey estornuda puede provocar enormes daños, especialmente ahora. El modo de vida de la civilización actual depende de la tecnología que hay en órbita. Afortunadamente el filamento ha saltado del astro muy despacio. «La velocidad es muy lenta, sobre unos 300 kilómetros por segundo y va a llegar un poco más rápido por el impulso que le proporciona el viento solar, que se mueve a unos 400 km/s. Esta circunstancia evita que las consecuencias puedan ser graves. Si hubiera venido con más rapidez la presión habría comprimido el escudo magnético de la Tierra y habría creado corrientes que un filamento lento no puede», añade. En cualquier caso no se descarta que puedan producirse algunos daños en los satélites. Todo dependerá de la orientación magnética del filamento, algo que no se sabrá hasta que llegue.