Irene Montero busca alternativas para aprobar cuanto antes el «solo sí es sí»

María Viñas Sanmartín
maría viñas REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

SANDRA ALONSO

El Gobierno plantea pedir al Congreso un pleno extraordinario en vacaciones

21 jul 2022 . Actualizado a las 09:43 h.

El proceso de elaboración de una nueva ley consta, a grandes rasgos, de tres fases. Primero, el Gobierno presenta en Consejo de Ministros un anteproyecto que, una vez aceptado, se envía al Congreso, donde se abre un plazo de dos semanas para que los grupos parlamentarios presenten sus enmiendas, ya sea para oponerse a él o para eliminar, cambiar o añadir artículos. El texto final se expone y se vota en un pleno, donde debe conseguir el apoyo de la mayoría simple de la Cámara. Por último, se envía al Senado para ser ratificado, pero antes la ley vuelve a ser examinada con lupa, abierta a modificaciones de última hora. Esto es lo que sucedió este martes con la ley del «solo sí es sí», que el Ministerio de Igualdad daba por aprobada al arrancar la sesión. Durante la votación de las 150 enmiendas que la oposición dejó vivas por puro prurito de partido, pero con el convencimiento de que ninguna iba a salir adelante, el PP se sumó por sorpresa a uno de los cambios sugeridos por Junts que, por pura mecánica de colaboración entre minoritarios, contaba también en el apoyo previo asegurado de ERC, Bildu, Ciudadanos, Izquierda Confederal y PNV. El resultado de la maniobra imprevista fue que se aprobó por 130 a favor. La ley, por tanto, ha sido devuelta al Congreso para discutir y validar la corrección de la discordia. Pero la Cármara Baja también se va de vacaciones.

Para Igualdad es urgente aprobar una norma por la que lleva peleando más de dos años y que de haber conseguido luz verde definitiva anteayer habría entrado en vigor ya el mes que viene. Con la actividad parlamentaria suspendida hasta septiembre, la única forma de acelerar los tiempos pasa por que el Gobierno convoque un pleno extraordinario del Congreso para la próxima semana. «El dictamen de la ley ya está aprobado y es una buena noticia, solo queda validar la enmienda en un posible pleno extraordinario», apuntan desde el ministerio. Sin embargo, no está entre los planes del Congreso convocar una reunión de urgencia.

En períodos no ordinarios de sesiones, el pleno solo puede convocarse a propuesta del Gobierno, de la mayoría absoluta de los grupos o de la Diputación Permanente. En este caso, sería el Ejecutivo que el solicitaría su convocatoria para dar luz verde definitiva a las leyes enmendadas en el Senado, pero según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias la idea de la Cámara Baja es que esa sesión extraordinaria no se convoque hasta finales de agosto. De esta forma, la ley del «solo sí es sí» podría quedar definitivamente aprobada la semana del 22 de agosto.