Sánchez afronta una semana política decisiva antes de irse de vacaciones

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez CLAIDIA ALBA

Mesa de diálogo con Cataluña, techo de gasto y nuevo impuesto a los bancos centran el final del curso político

26 jul 2022 . Actualizado a las 09:12 h.

Antes de iniciar sus vacaciones de verano en Lanzarote, a donde está previsto que llegue junto a su familia el 3 de agosto, el presidente del Gobierno afronta una semana decisiva, cuajada de citas clave para el Ejecutivo de cara a su estabilidad. La mesa de diálogo con la Generalitat se reunirá el miércoles o el jueves, según confirmaron en el Gobierno catalán, después del compromiso asumido por el jefe del Ejecutivo de convocar ese foro dos veces este año. Aunque en ese encuentro no estarán presentes ni Sánchez ni el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, la cita es crucial para recomponer la relación entre el Gobierno y ERC, dañada tras difundirse que tanto Aragonés como otros líderes independentistas fueron espiados con el programa Pegasus.

«En la mesa de negociación habrá dos carpetas: la de autodeterminación y la de amnistía. Tenemos que resolver el conflicto político entre Cataluña y el Estado español», afirmó ayer la consejera catalana de Presidencia, Laura Vilagrà. Tanto ERC como los Comunes instaron al Gobierno a pactar en ese foro la reforma del delito de sedición. El PSC está «a favor» de esa reforma, aunque ve necesario un consenso previo en el Congreso.

Antes de ello, el Gobierno tiene previsto aprobar este martes en el Consejo de Ministros el límite de gasto no financiero de 2023, conocido como techo de gasto. Un paso inicial en la tramitación de los Presupuestos, crucial para que Sánchez culmine su mandato. La negociación se prevé complicada para la coalición de Gobierno no solo por la necesidad de recabar el apoyo de ERC, cada vez más reacia a formar parte de la mayoría de investidura, sino por las diferencias entre PSOE y Unidas Podemos en torno a algunas partidas como el aumento previsto de la inversión en Defensa, con el objetivo de llegar al 2 % del gasto total en el 2029.