El Gobierno evita marcar líneas rojas para la tramitación parlamentaria de la Ley de Secretos, incluidos los 50 años

Europa Press MADRID

ACTUALIDAD

Jesús Hellín | Europa Press

Margarita Robles acepta que la negociación con otros partidos puede modificar el número de años de clasificación o «la naturaleza de los asuntos»

04 ago 2022 . Actualizado a las 17:12 h.

El Gobierno evitará marcar líneas rojas para la negociación parlamentaria de la nueva Ley de Información Clasificada que relevará a la Ley de Secretos Oficiales de 1968 e insiste en sus llamamientos a sumar el mayor consenso posible, para lo que se muestra abierto a negociar incluso el plazo de 50 años impuesto para la desclasificación de los documentos más confidenciales.

El anteproyecto de Ley aprobado este lunes por el Consejo de Ministros marca en 65 años el plazo máximo durante el cual podrá permanecer secreta una información. En concreto, para los documentos calificados como alto secreto se fija un plazo de 50 años, prorrogable otros 15; la información secreta lo será por 40, más diez de prórroga; la confidencial entre siete y diez años y la restringida entre cuatro y seis.

Estos plazos, sumado a la creación de la figura de una autoridad encargada de decidir sobre la desclasificación que recae en el Ministerio de la Presidencia, ha cosechado críticas de toda la oposición, empezando por Unidas Podemos, socio de Gobierno.