Podemos y los independentistas se quedan solos en su ataque al rey por la espada de Bolívar

MARÍA EUGENIA ALONSO MADRID / COLPISA

ACTUALIDAD

La presencia de la espada de Simón Bolívar en la jura como presidente de Colombia fue la primera orden de Gustavo Petro tras tomar posesión.
La presencia de la espada de Simón Bolívar en la jura como presidente de Colombia fue la primera orden de Gustavo Petro tras tomar posesión. Mauricio Dueñas Castañeda | Efe

El Gobierno reduce los ataques de los morados a una «polémica veraniega» y no ve necesarias las excusas de Felipe VI. Varios diputados de Vox y Ciudadanos han manifestado su aprobación por la decisión tomada por el rey

09 ago 2022 . Actualizado a las 18:29 h.

El ala socialista del Gobierno trató de zanjar la polémica alimentada por Unidas Podemos sobre si Felipe VI debió o no levantarse ante la espada de Simón Bolívar en Colombia, durante la ceremonia de toma de posesión del nuevo presidente Gustavo Petro. «Es un gesto intrascendente y totalmente menor», aseguró el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, que pidió a los socios de coalición que se centren «en lo esencial», que son las «relaciones diplomáticas» entre España y el país latinoamericano.

La formación morada considera una falta de respeto que el rey permaneciera sentado en un gesto que tildan de «extrema gravedad» y por el que exigen disculpas al jefe del Estado. Reclaman también explicaciones al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, para que se pronuncie sobre si el Gobierno y el presidente Pedro Sánchez «refrendan» el gesto del monarca, como establece el artículo 64 de la Constitución. La polémica «es algo absolutamente disparatado y desproporcionado», afirmó, por su parte, el titular de Cultura, Miquel Iceta.

El exlíder del PSC restó importancia a los reproches de Unidas Podemos al considerar que se trata «de una polémica veraniega», fruto de las «altas temperaturas», que sirven, en su opinión, para que «algunos marquen una especie de oposición política». Pidió, además, no «desmadrar lo que pueden ser pequeños gestos que no tienen esa trascendencia».