Inicio de curso político con meta en las municipales: Feijoo reta a Sánchez desde Galicia a un cara a cara para confrontar su proyecto

ACTUALIDAD

RAMON LEIRO

Los populares arropan a Alfonso Rueda y a su presidente nacional en Cerdedo-Cotobade, reuniendo a todos los líderes autonómicos; el BNG lanzará un plan de respuesta ante la inflación como primera propuesta en el Parlamento; y los socialistas marcan la crisis sanitaria y la política industrial como ejes

28 ago 2022 . Actualizado a las 10:20 h.

Es posible que cuando estas líneas vean la luz el alcalde de Cerdedo-Cotobade, Jorge Cubela, y su mujer, Sofía, hayan sido padres por segunda vez. La inminencia de la llegada al mundo del pequeño Jaime no impidió a Cubela ejercer de orgulloso anfitrión del acto de inicio del curso político del PPdeG, con buena parte de la cúpula nacional del partido y sus líderes autonómicos. «Vou deixar o móbil aquí cerca por si hai que saír pitando», bromeó el regidor en el arranque del discurso con el que dio la bienvenida al millar de asistentes congregados por el PPdeG con el que el partido arrancaba el curso político.

Por sexto año consecutivo los populares eligieron la carballeira de San Xusto —un emblemático paraje natural por cuya titularidad pugnaron los vecinos contra la Iglesia a finales del siglo pasado— para celebrar un cónclave de autoafirmación, de baño de masas para el presidente nacional, Alberto Núñez Feijoo, y de reivindicación de Galicia como uno de los grandes graneros de votos del partido... con el permiso de Isabel Díaz Ayuso y de Juanma Moreno, presidentes con amplias mayorías en Madrid y Andalucía, que rivalizaron con Feijoo y Rueda en el ránking de peticiones de selfis.

Además de ellos y de los titulares de Castilla y León y de Murcia, al acto asistió la plana mayor del PP nacional, con Cuca Gamarra, Elías Bendodo o Miguel Tellado. Y alguien que no estaba entre los anunciados pero que se llevó buena parte de los focos aunque no intervino: el expresidente Mariano Rajoy, que, como le dijo a Alfonso Rueda, ahora solo va «a donde le apetece y a donde se siente querido».

Cubela y la secretaria xeral del PPdeG, Paula Prado, ejercieron como teloneros de Rueda y Feijoo, que fueron los que aportaron la mayor carga política. El presidente gallego abrió su turno aludiendo a lo mucho que ha cambiado el panorama en los últimos meses. «Que de cousas pasaron neste último ano!». Cuando los populares se reunieron en San Xusto hace un año, Pablo Casado estaba al frente del PP nacional, Feijoo era presidente de la Xunta y Rueda preparaba su reelección como presidente provincial del partido en Pontevedra. No es de extrañar esa mezcla de nostalgia y vértigo que manifestó el ahora líder autonómico, que cargó contra un Gobierno central «que demostrou que non quere a Galicia» y que solo se salvará con Feijoo en la Moncloa.

Rueda reivindicó el legado de Albor, de Fraga y del propio Feijoo. «Se queren tacharnos de continuístas, pois vale, e a moita honra». Y en un año de récord en lo turístico, en parte gracias al Xacobeo, proclamó que «acabamos esta etapa do camiño pero queda moito por diante, moi complicado» hasta las elecciones municipales de mayo del año próximo. Animó a los candidatos de PP a las 313 alcaldías gallegas a seguir trabajando «desde a responsabilidade, a coherencia e a sinceridade» para «recoller os froitos» el año próximo.

El acto lo cerró Núñez Feijoo cuando el termómetro superaba de largo los 30 grados y ni siquiera la sombra de los centenarios carballos lograban atenuar el calor. Tuvo su momento lagrimal al ponerse en el papel de gallego retornado. «Cando era neno vía aos emigrantes volver polo verán e dicir ‘vin a casa’. Non o entendía, porque a súa casa estaba a miles de quilómetros. Agora si o entendo. Vin a casa... e que ben se está na casa», afirmó con la voz quebrada.

Feijoo se puso inmediatamente el traje de líder de la oposición para arremeter contra un Ejecutivo central «que ha dejado de gobernar para centrar su estrategia política en atacar al PP», que se ha echado «en manos de los nacionalistas» y que «abunda en políticas frívolas y gobernantes inexpertos». Frente a ese «Gobierno multipartido», Feijoo reivindica un PP «ilusionado, preparado y unido, algo que no muchos partidos pueden decir».

Aprovechó el acto de San Xusto para retar al presidente Pedro Sánchez a iniciar el curso político celebrando un debate «sereno y sosegado» en el Senado para hablar de los problemas de España. «Se lo pido formalmente. Hablar de los problemas de España en el Senado, la cámara territorial de las Cortes Generales».

Además, reinterpretando el váyase, señor González, que popularizó Aznar en los años 90, Feijoo lanzó un «señor Sánchez, aquí estoy»... si es para afrontar «diálogo serio», detalló, en cuestiones como bajar impuestos, reducir ministerios, elaborar «un plan energético que haga compatible el ahorro con proteger el tejido productivo», aprobar un MIR extraordinario que refuerce la atención primaria, «un acuerdo por la seguridad nacional», o para garantizar «la cordialidad lingüística en España» y, por supuesto, «la independencia de la Justicia».

El acto remató con aluvión de peticiones de selfis y sin que Cubela tuviera que abandonar antes de tiempo la carballeira.

ana ponton
ana ponton Sandra Alonso

El inicio de curso para el BNG: apuesta por una «rescate aos vulnerábeis» ante la crisis 

Los nacionalistas creen que la complicada situación económica global tendrá un impacto notable en Galicia, y por eso su primera medida en el arranque de curso será presentar un plan de choque al Parlamento. «Proporemos que o Goberno galego impulse un plan para unha saída galega e xusta a esta crise con medidas de rescate das persoas máis vulnerábeis, de apoio a sectores económicos esenciais e de blindaxe e mellora dos servizos públicos como sanidade, educación ou coidados», apuntan fuentes del partido. «O previsíbel agravamento da crise económica e as consecuencias devastadoras na maioría social e nos sectores económicos vai ser un elemento central na axenda e no debate político», estiman los de Ana Pontón.

De forma más inmediata, apuntan también al inicio de curso escolar como otro punto clave en su estrategia política, «tanto no que ten que ver co incremento do gasto e das dificultades económicos para as familias como no recortazo de case mil profesores e profesoras con respecto ao curso anterior».

En el BNG creen que la Xunta vuelve de las vacaciones habiendo desatendido la sanidad y la lucha contra los incendios. «Hai centros de saúde sen persoal médico, profesionais sanitarias sometidas a condicións extremas de explotación laboral e atrasos de dúas e tres semanas para ter unha cita médica», recuerdan. En cuanto a los incendios, consideran que se juntó «unha mala dotación dos servizos antiincendios, o abandono e despoboación do medio rural e a ausencia de políticas estruturais de ordenación do territorio e do uso multifuncional do monte».

Y al final curso, una meta que creen que refrendará su posición actual: «Queremos que a nova Galiza que está en marcha, ese cambio galego liderado polo BNG, avance e se consolide nos concellos en maio de 2023».

El secretario xeral del PSdeG, Valentín González Formoso, en una imagen de archivo.
El secretario xeral del PSdeG, Valentín González Formoso, en una imagen de archivo. PACO RODRÍGUEZ

El inicio de curso para el PSdeG: la bandera de recuperar la sanidad pública

Los socialistas gallegos vuelven al curso político con dos asuntos claves delante. Uno será con el que arrancarán en el Parlamento: la situación sanitaria. El otro, el que marcará su agenda final: las municipales, teniendo en cuenta que gobiernan 5 de las 7 ciudades y 3 de las 4 diputaciones. «Somos un ejemplo de gestión y de políticas de bienestar, gobernando más de 100 ayuntamientos en toda Galicia», reivindica la dirección. «Mientras el PP desde la Xunta se dedica a atacar al Gobierno de España y no aportar soluciones, los ayuntamientos con alcaldías socialistas dan servicios y respuesta», enfatizan esas fuentes.

Pero antes, una bandera: «La mala gestión de la Sanidad que está haciendo el PP desde la Xunta y concretamente en la atención primaria, con listas de espera de más de una semana para que te pueda atender el médico de cabecera». Es el tema prioritario para los de Valentín González Formoso.

En los próximos cuatro meses, los socialistas gallegos presentarán propuestas para «mejorar la sanidad pública, apoyar la implantación de proyectos industriales e innovadores que creen empleo y potencien nuestra economía, y la mejora de los servicios públicos con especial interés en la educación y en el cuidado de las personas mayores». «Es necesario —añaden— que Galicia tenga una política económica e industrial que apueste por la innovación, las energías renovables y el apoyo al tejido empresarial para crear empleo de calidad fijando población en las comarcas».

Lo que no creen que el relevo San Caetano suponga un cambio con el arranque del curso: «Rueda es una copia mala de Feijoo, que dejo la atención primarias con 969 profesionales menos en el 2022 que cuando llegó a la presidencia en el 2009, son números oficiales de los presupuestos de la Xunta».

Alberto Núñez Feijoo, en un céntrico parque de Pontevedra, el pasado jueves.

Alberto Núñez Feijoo: «Yo no puedo decir sí a Pedro Sánchez y perjudicar a España»

rubén santamarta

Desde su refugio en Moaña, Alberto Núñez Feijoo va siguiendo con algo de distancia el arranque de curso político que el Partido Popular estrena oficialmente hoy con su tradicional encuentro en Cerdedo-Cotobade, cita que por primera vez él cerrará como presidente del partido que es desde el 2 de abril. En el tiempo que va desde aquel congreso en Sevilla que lo proclamó hasta hoy, el jefe de la oposición lamenta las negativas y silencios que ha recibido del Gobierno a sus propuestas. Afirma que la transición, tanto en la Xunta como en el PP, ha sido «más que satisfactoria». Y que en su formación pueden convivir, sin chirriar, modelos como el del Isabel Díaz Ayuso o el de Juanma Moreno Bonilla, con quien ha compartido además días en Galicia. La entrevista se realiza apenas unas horas antes de que su partido diga no en el Congreso al decreto de ahorro energético.

Seguir leyendo