Cómo y por qué se forma una bola de granizo de 10 centímetros

ACTUALIDAD

SICUS CARBONELL | REUTERS

Gerona registró en la tormenta de este martes las piedras más grandes desde hace 20 años. Una niña de 20 meses falleció tras recibir un impacto en la cabeza

01 sep 2022 . Actualizado a las 09:19 h.

Cuando hace mucho calor y el ambiente se carga de humedad, el aire suele elevarse en forma de espiral hasta formar cumulonimbos, grandes nubes de tormenta de desarrollo vertical que pueden llegar a alcanzar los 15 kilómetros de altitud. Densas y con grandes diferencias de temperatura entre base y cima, están atravesadas por potentes corrientes ascendentes y descendentes. Cuando las minúsculas gotitas de agua que forman las nubes se ven inmersas en alguno de los flujos que suben, acaban en lo más alto y se congelan; una vez convertidas en hielo, vuelven a caer. «A veces sucede que, al bajar, se encuentra con otra gota de agua que está subiendo y que la atrapa —explican desde MeteoGalicia—. Ambas, la gota y el trozo congelado vuelven entonces a subir y se convierten en una piedra de hielo más grande, y así sucesivamente».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Si una de estas bolas de granizo se observa a través de un microscopio, se puede ver que está formada por diferentes capas, como una cebolla. «En el caso de la tormenta de la Costa Brava, lo que sucedió es que este proceso se repitió muchas veces, porque las corrientes de aire eran muy intensas —apunta Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET)—. Ese cumulonimbo alcanzó 20 kilómetros de alto, fue una nube muy densa, con mucho vapor de agua, lo que propició que las gotas chocasen con más partículas hasta formar bolas cada vez más grandes». Además, a veces se producen también asociaciones de piedras, como si se soldasen. «Lo que pasa con los cubitos de hielo, que suelen pegarse», ilustra el experto.

Llega un momento en el que la bola alcanza tales dimensiones que las corrientes ascendentes ya no son capaces de volver a llevarla hacia arriba, ya no tienen suficiente fuerza, y la piedra de granizo cae al suelo. «¿Por qué cae con tanta fuerza? Al efecto de la gravedad se suma el impulso de las corrientes descendentes de aire, resuelven los profesionales de MeteoGalicia. «Es como si desde lo alto de la nube se lanzasen bolas de hielo con fuerza contra el suelo», señalan. Del Campo hace memoria y recuerda una granizada similar en Vic en los años sesenta: «Dejó varios heridos y las piedras de granizo, parecidas a las de La Bisbal, llegaron a pesar entonces hasta medio kilo. Y hay que tener en cuenta que caen a velocidades que pueden superar los 150 kilómetros por hora».