La exministra Trujillo asegura que «Ceuta y Melilla son una afrenta a la integridad marroquí» y que su reivindicación está justificada

Redacción LA VOZ

ACTUALIDAD

María Antonia Trujillo, exministra de Vivienda con Rodríguez Zapatero, en una imagen de archivo
María Antonia Trujillo, exministra de Vivienda con Rodríguez Zapatero, en una imagen de archivo M. Moralejo

Vivas califica de «inaceptable deslealtad institucional» las declaraciones de la extitular de Vivienda con Rodríguez Zapatero y el PSOE se desmarca diciendo que «la españolidad de Ceuta no admite discusión»

03 sep 2022 . Actualizado a las 19:16 h.

La exministra María Antonia Trujillo afirmó el viernes en una conferencia en la ciudad marroquí de Tetuán que Ceuta y Melilla «suponen una afrenta a la integridad territorial de Marruecos» y «son vestigios del pasado que interfieren» en sus relaciones con España. El Gobierno de la Ciudad Autónoma que preside Juan Jesús Vivas (PP) ha reaccionado calificando de «inaceptable deslealtad institucional» las manifestaciones de la extitular de Vivienda en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La exministra participa estos días en el congreso Las relaciones entre Marruecos y España: ayer y hoy, organizado por la Universidad Abdelmalek Essaadi de Tetuán. Durante su conferencia, la exministra afirmó que tanto las dos ciudades españolas enclavadas en el norte de Marruecos, como los islotes de soberanía española junto a las costas marroquíes, son una «afrenta a la integridad territorial de Marruecos». «Son vestigios del pasado que interfieren en la independencia económica y política de este país y en las buenas relaciones entre los dos países», dijo la exministra socialista, según detalla Efe.

Según el diario marroquí Rue20, que también se hace eco de sus palabras, Trujillo afirmó que Ceuta y Melilla «durante más tiempo fueron árabes que cristianas» y que por eso «el recurso a la historia, al hecho histórico, debe hacerse con prudencia y en este caso concreto el argumento es debatible».