Yolanda Díaz quiere limitar el coste de los alimentos básicos ante la escalada de precios

La Voz REDACCIÓN / EUROPA PRESS

ACTUALIDAD

Pedro Eliseo | EFE

Pretende llegar a un acuerdo con las grandes distribuidoras para fijar el coste máximo de 20 o 30 productos

05 sep 2022 . Actualizado a las 19:31 h.

Limitar el precio máximo de los alimentos básicos para así hacer frente a la escalada de la inflación —que se mantiene por encima del 10%— y que esta no perjudique a las familias, al igual que se ha hecho con la bombona de butano, el gas o las mascarillas. Esta es la nueva propuesta que defiende la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que avanzó este lunes que se reunirá con las grandes distribuidoras para tratar de llegar a un acuerdo que lo haga posible. «La alimentación está siendo un enorme problema para nuestro país hoy. No solo para los ciudadanos sino también para los pequeños y medianos productores de nuestro país», afirmó la también ministra de Trabajo a los medios de comunicación a su llegada a un acto en Madrid.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Díaz abogó por «fijar» una cesta de la compra básica, que englobe unos 20 o 30 productos, los más necesarios, como la leche, el pan, los huevos, la fruta... para así fijar un tope y que no puedan dispararse sus precios, según precisó en una entrevista a elDiario.es.

La ministra denunció que un productor de naranjas está vendiendo el kilo de esta fruta a las distribuidoras a 15 céntimos, pero los consumidores lo compran a 1,40 euros, por lo que representa un encarecimiento de más del 880%. Y sucede lo mismo con las patatas, que en el supermercado se venden a 1,35 euros el kilo pero el productor recibe 20 céntimos, lo que supone un incremento del 575 %. Y la lista podría seguir engordando con otros productos como el ajo, la leche, etcétera. «Esto está siendo un problema para mucha ciudadanía de nuestro país. No solo porque pierden poder adquisitivo, sino porque necesitamos una alimentación sana», argumentó la gallega.

Desacuerdo en el Gobierno

La vicepresidenta avanzó que ella, junto con el ministro de Consumo, Alberto Garzón, se va a reunir con las asociaciones de consumidores y las grandes distribuidoras españolas de alimentación para tratar de llegar a un pacto, ya que su idea es hacerlo mediante un acuerdo y no por un proyecto de ley. «Lo que proponemos es que alcancen un acuerdo entre ellos y fijemos una cesta de la compra básica, absolutamente legal y sin vulnerar el derecho de la competencia, y fijemos una serie de productos, entre 20 o 30, que le garanticemos a la ciudadanía», insistió Díaz.

No obstante, para topar los alimentos tendrá antes que convencer a otros miembros de su propio Gobierno, puesto que el ministro de Agricultura, Luis Planas, ya se mostró el pasado fin de semana contrario a esta propuesta, que además considera que no es posible legalmente, ni tampoco «deseable». De igual manera, Planas se manifestó también en contra de imponer un impuesto al sector de la distribución, una medida que reclama también Unidas Podemos.

Una «ocurrencia» para el PP

Por su parte, La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, pidió a Díaz «más seriedad y menos ocurrencias», y el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, apuntó que la propuesta de la líder de Sumar «puede sonar bien», pero parece hecha «sin ningún tipo de rigor ni de trabajo detrás». Se ha preguntado López Miras qué va a suponer para las empresas y los establecimientos, aunque beneficie a las familias, y cree que supondría dar las mismas ayudas a los ricos que a quienes menos tienen, por lo que él aboga por trabajar en que se reduzcan los costes para las empresas, los agricultores, los invernaderos o el sector de la pesca.