Feijoo dice que en el debate del Senado se sintió como si él fuera el jefe del Gobierno

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El líder del PP, Alberto Núñez Feijoo; la consejera de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Eugenia Carballedo, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, a su llegada a la apertura del Año Judicial 2022-2023.
El líder del PP, Alberto Núñez Feijoo; la consejera de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Eugenia Carballedo, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, a su llegada a la apertura del Año Judicial 2022-2023. Eduardo Parra | EUROPAPRESS

El líder del PP asegura que «si el domingo hay elecciones, Sánchez las pierde»

08 sep 2022 . Actualizado a las 09:07 h.

«Pensé durante una hora que yo era el presidente del Gobierno y que el jefe de la oposición era un faltón». Pocas horas después de su bronco cara a cara con Pedro Sánchez, el líder del PP, Alberto Núñez Feijoo, expresó ayer de esa manera su satisfacción por el resultado del debate celebrado en el Senado. Feijoo está convencido de que los duros ataques que recibió por parte del líder socialista se han vuelto en contra de Sánchez. «Que el jefe del Gobierno se dedique a en tono nervioso y faltón a atacar al jefe de la oposición es lo contrario a un régimen democrático ordinario», argumentó.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«Veo al presidente muy preocupado con las encuestas, pero yo no tengo la culpa de que los que hacen encuestas digan que el PP va por delante», sostuvo el presidente de los populares, que aseguró que «si el domingo hay elecciones, Sánchez las pierde». «Pero aún queda un año», añadió, por lo que lo que deben hacer ambos es trabajar «por España», él desde la oposición y Sánchez desde el Gobierno.

Feijoo se refirió también a las reiteradas acusaciones de insolvencia que le hizo el jefe del Ejecutivo y recordó que, además de sus 13 años como presidente de la Xunta, presidió el Insalud y Correos, los dos organismos más grandes que tenía el Estado. Y, por el contrario, «cuando Sánchez llegó a la presidencia del Gobierno, toda su experiencia política era haber sido concejal de la oposición del Ayuntamiento de Madrid», aunque lo cierto es que también fue diputado.

Feijoo censuró la actitud «bronca» y los «tics autoritarios» del presidente del Gobierno que han supuesto, a su juicio, una «autodescalificación». 

«Sánchez se arrepiente»

En el PP están convencidos de que, a pesar de que Sánchez dispuso de tiempo ilimitado para atacar al líder popular, Sánchez salió derrotado de la cita en el Senado por sus excesos a la hora de criticar a Feijoo y por no haber presentado más medida que el anuncio de que las empresas de cogeneración eléctrica quedarán cubiertas por el mecanismo de la excepción ibérica. Una decisión que, según explicó Feijoo, el PP había reclamado ya en el mes de abril.

A juicio del líder del PP, a pesar de todas las ventajas que le daba el reglamento, Sánchez «se arrepiente» de haber aceptado el reto que le planteó para debatir en el Senado. «Fui objeto del mayor ataque furibundo por parte del primer ministro de un país a un jefe de la oposición», señaló en una entrevista en Antena 3, en la que aseguró que durante los 13 años en los que él fue presidente de la Xunta nunca habría dedicado una comparecencia parlamentaria a atacar a la oposición.

Feijoo se refirió a las acusaciones de «chamán», de «agorero» y de estar en su cargo de líder del PP gracias a los poderosos y a los intereses de las empresas energéticas y respondió que el presidente del Gobierno se ha escorado a la izquierda y está dejando sin discurso a Unidas Podemos, hasta el punto de que Pablo Iglesias, el ex secretario general de Podemos, «se ha vuelto más juicioso que Sánchez».

«Ha optado por hacer un frente amplio de izquierdas y ha dejado la socialdemocracia huérfana», recalcó, explicando que el líder del PSOE ha llevado a su partido a una «mutación política» que hace que lo que ahora defienden los socialistas tenga poco que ver con lo que defendían Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba.

El PNV critica el cara a cara «a testarazos» entre «dos machos ibéricos»

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, afirmó que el debate en el Senado «de machos ibéricos» entre Sánchez y Feijoo, en el que «se dieron testarazos» y, en el que «en vez de salir propuestas, salió testosterona», augura una «larguísima campaña electoral». Por ello, consideró que, si se aprueban los Presupuestos, después «se acabó la fiesta» e instó a aprovechar estos meses, dado que «lo que no se haga de aquí a fin de año va a ser difícil que se pueda hacer».

La líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, consideró que Feijoo evidenció en el cara a cara que su problema es Podemos por pedir a Sánchez que destituya a los ministros del partido morado. Estimó además que el debate fue «excesivamente bipartidista» para la realidad del país.

La presidente de Ciudadanos, Inés Arrimadas, cuestionó también la utilidad del debate. A su juicio, el cara a cara reflejó que tanto Sánchez como Feijoo «representan proyectos de pasado». «Ni Sánchez ni Feijoo representan un proyecto de futuro para los españoles», recalcó. También el líder de Vox, Santiago Abascal, consideró que Sánchez y Feijoo «no se detienen a hablar del problema principal». Pidió tomar «decisiones trascendentales y urgentes» que permitan a España recuperar la soberanía energética, abrir nuevas nucleares y ampliar la vida útil de las que están en marcha o explotar recursos mediante el fracking.