Camila, la tercera pasajera del matrimonio de Lady Di

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Camila, reina consorte de Inglaterra, en una feria floral en Sandringham el pasado julio
Camila, reina consorte de Inglaterra, en una feria floral en Sandringham el pasado julio POOL | REUTERS

La nueva reina consorte conoció a Carlos en 1970 en un partido de polo y lo saludó recordando que su tatarabuelo, el rey Eduardo VII, y una bisabuela de Camila habían sido amantes

10 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Si Carlos III no lo tiene fácil en su nuevo trabajo, a Camila le espera una remontada de época. Aunque durante los últimos años una cuidadosa campaña mediática ha logrado restaurar su imagen ante una opinión pública abrumadoramente partidaria de la difunta Diana, la reina consorte deberá trabajar mucho para ganarse el favor de una ciudadanía que no resistirá la tentación de comparar cada gesto de la pareja con el precedente de Isabel II y Felipe de Edimburgo.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Camila Rosa María Shand nació en 1947 en Londres. Hija de un comandante británico que luchó en la Segunda Guerra Mundial, se crio en Sussex antes de ir la escuela en Kensington y a un internado en Suiza. Estudió literatura francesa en París y pronto se aficionó a montar a caballo y a la caza del zorro (una de las contradictorias aficiones del ecologista Carlos).

Conoció al entonces príncipe de Gales en 1970, en un partido de polo. Como carta de presentación, Camila le soltó a Carlos: «¿Sabía que su tatarabuelo, el rey Eduardo VII, y mi bisabuela Alice Keppel habían sido amantes?». No tardaron en apuntarse a esa centenaria tradición. Ni siquiera les frenó el hecho de ser primos, eso sí, muy lejanos.