El caso de los ERE empaña el debate para el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN, que saldrá adelante por el «sí» de PP y PSOE

Pablo Medina MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El diputado Sergio Gutiérrez fue el encargado de los socialistas de defender el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN.
El diputado Sergio Gutiérrez fue el encargado de los socialistas de defender el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN. FERNANDO ALVARADO | EFE

Podemos se desmarca del PSOE y votará abstención, pero Izquierda Unida vota en contra a excepción de Alberto Garzón, que también se abstendrá

15 sep 2022 . Actualizado a las 12:20 h.

España ha entonado un «sí» generalizado al ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN. A falta de la rúbrica de la solicitud en otros parlamentos de los estados miembros de la organización militar y la votación en el español, el Congreso se ha unido en la defensa de la soberanía de los países escandinavos y el rechazo a Rusia como enemiga de los «valores europeos» anunciando un amplio frente favorable a dicha cuestión. Sin embargo, y a pesar del tono internacional del debate, el caso de los ERE, cuya sentencia publicada ayer confirmaba la condena a los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán, ha empañado el debate del hemiciclo.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Fue el diputado Pablo Hispán, del Partido Popular, quien sacó a colación el caso del fraude en Andalucía tras confirmar el voto favorable de su formación a la incorporación de los socios nórdicos a la Alianza Atlántica. «Existe una íntima conexión con contar con una democracia sólida y una buena imagen exterior. La condena de ayer de Chaves y Griñán nos perjudica. ¿Qué pensarán fuera cuando vean que la justicia condena a presidentes y el Gobierno les indulta? Es una vergüenza», criticó el parlamentario.

Sobre Suecia y Finlandia, criticó además que el Gobierno no estuviera unido en el sentido del voto, ya que si bien el PSOE cumplió con su compromiso de favorecer la adhesión de ambas naciones al conglomerado militar, Podemos confirmó la promesa de Echenique de que su formación se abstendría. «Somos el único país del mundo en el que una mitad es partidaria de la OTAN y la otra la tacha de organización criminal. Solo Turquía y Podemos han mostrado reticencias», sentenció.

En la bancada socialista no gustaron las declaraciones de Hispán sobre el caso de los ERE. El parlamentario Sergio Gutiérrez señaló al PP y criticó que «trajeran debates que no tienen nada que ver» con el debate internacional mantenido en una Cámara Baja prácticamente vacía. «Manda cuajo que utilicen este debate tan serio para hablar de los ERE, para hablar de la condena injusta de un presidente que no se ha llevado ni un euro cuando su partido ha sido condenado del caso Bárcenas», expresó Gutiérrez.

En la cara internacional de su discurso, plasmó la defensa de los valores europeos y el rechazo al discurso anti OTAN que capitanearon Podemos, Bildu y BNG, únicas formaciones que se abstendrán por la proposición de los países noreuropeos. «Aquellos que defendemos al pueblo no podemos ser equidistantes con quienes invaden un pueblo y con los pueblos invadidos», se refirió, para preguntar además, en base a las acusaciones de belicismo de la Alianza: «¿Los pueblos de Suecia y Finlandia piden su ingreso porque de la noche a la mañana les ha dado un aire belicista o para defenderse?».

Rechazos y abstenciones a la OTAN

Pese a la introducción de una cuestión doméstica en el debate, las formaciones del Congreso debatieron ampliamente sobre el valor de la OTAN como socio geoestratégico. Muchos en contra, pero orientando su voto a la abstención.

Fue el caso de Podemos que, alejado del PSOE y de Izquierda Unida, que votará en contra (salvo Alberto Garzón, que se abstendrá), declaró que «si no se busca una salida negociada a la guerra de Ucrania» es porque «Europa ha capitulado ante los intereses de los EE.UU.» y «la prioridad del Pentágono es evitar que Europa tenga una política de seguridad autónoma. Que los parlamentos de Suecia y Finlandia tomen la decisión que consideren adecuada, pero no será en nuestro nombre», enunció el parlamentario Gerardo Pisarello, cuya formación se abstendrá.

Previamente, EH Bildu y el BNG presentaron distintas posiciones de rechazo a la OTAN. Jon Iñarritu, de la formación vasca, criticó que «la OTAN no ayuda a la solidaridad de los pueblos» y que España adopte posiciones contrarias en contra de las naciones agresoras. En materia de las sanciones a Rusia, criticó que «es un sinsentido que no se haga lo mismo con Aliyev. Pero claro, necesitamos su gas», dijo en referencia al presidente de Azerbaiyán, país que en los últimos días ha intensificado sus agresiones a Armenia. Su formación se abstendrá.

En el mismo sentido, Néstor Rego (BNG) aclaró que votará «no» porque «lo que debatimos no es si nos parece bien si Suecia o Finlandia desean entrar en la OTAN, sino si es conveniente ampliarla. Nos oponemos a la OTAN como siempre hemos hecho y creemos que debería disolverse». Incluyó además que «en un momento de dificultades sociales, no conviene ampliar el gasto militar. Pero claro, manda el amigo americano», e invitó al Gobierno a decidir si prefieren «aviones o colegios» porque más gasto militar conlleva más.

Geoestrategia común y críticas a Turquía

El dominio del voto favorable a la adhesión de Suecia y Finlandia no solo estuvo en manos de PP y PSOE. Aitor Esteban, del PNV, destacó que «lo que está en juego son los valores de Europa. No podemos pensar que los dirigentes rusos piensan con nuestros estándares. En cualquier caso, aparte de respetar la voluntad de finlandeses y suecos, es una buena decisión para todos. Votaremos a favor», anunció el parlamentario vasco.

Además, Esteban añadió que la preocupación nacional no debería ser si la OTAN es un socio más o menos beneficioso para el interés nacional, sino mirar al este para encontrar un interés particular que puede dañar las relaciones entre sus países miembros. «Me preocupan más los intereses de Turquía, que es miembro de la Alianza con una de las piernas y no con la otra. Erdogan tiene intereses personales, ni siquiera nacionales», dijo el nacionalista vasco, que aprovechó para lanzar un dardo al Gobierno: «Sigo sin entender que la batería Patriot española siga instalada en Turquía».

Vox cargó por su parte contra todas las formaciones contrarias a la OTAN. El congresista Alberto Asarta apeló a los diputados del BNG, Podemos y Bildu, en ese orden, para contrariar sus argumentos «Finlandia y Suecia han querido priorizar su defensa. Sí, señor Rego, defensiva. Señor Pisarello, fíjese que en breve seremos 32 países. Nos encontramos en un momento en el que los 30 países aceptemos la incorporación de Suecia y Finlandia. La OTAN se ha mostrado como una herramienta defensiva y disuasiva, señor Iñarritu», enumeró.

Asarta se refirió a los dirigentes de Podemos como «líderes de una ideología genocida» y, como colofón a su discurso, y anunciando la posición favorable de Vox al ingreso de Suecia y Finlandia en la Alianza Atlántica, aclamó que «amplios sectores de la izquierda continúan con su discurso rancio y casposo del pacifismo y del rechazo a las armas. Felipe González fue consciente de que hubo que favorecer el interés de la seguridad. El rechazo del PSOE fue un error. A veces, cuando se rectifica, uno acierta», cerró.