Escrivá aboga por centralizar impuestos para evitar el «despropósito» de la competencia fiscal entre comunidades autónomas

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Ricardo Rubio | EUROPAPRESS

El ministro de Seguridad Social deja claro que esta es una opinión «a título personal». La argumenta tras la decisión anunciada ayer por Andalucía de suprimir el Impuesto de Patrimonio

20 sep 2022 . Actualizado a las 15:59 h.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se ha mostrado este martes partidario de centralizar impuestos para evitar el «despropósito» de que las comunidades autónomas compitan entre sí en materia fiscal. Escrivá, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, ha dejado claro que esta es una opinión «a título personal», que ya defendió en el pasado, y que viene a cuenta de la decisión anunciada ayer por la Junta de Andalucía de suprimir en esa comunidad el Impuesto de Patrimonio, siguiendo la estela de la Comunidad de Madrid.

«Me parece un despropósito que las comunidades se dediquen a competir fiscalmente unas con otras», ha subrayado el ministro, que ha considerado que eliminar Patrimonio es una medida «extraordinariamente regresiva» justo en un momento en lo que se requiere es hacer políticas redistributivas para las personas más vulnerables por los efectos de la inflación. «Las comunidades autónomas lo que tienen que hacer es dedicarse a mejorar la provisión de servicios en Sanidad, en Educación... Esto de la competencia fiscal entre ellas es un asunto que jamás he entendido», ha indicado.

El ministro ha explicado que esta situación deriva de un sistema de financiación autonómica «mejorable», que es el que decide los recursos con los que debe contar cada comunidad para proveer a los ciudadanos de servicios públicos fundamentales como Sanidad y Educación. En España, ha precisado, se decidió ir a un sistema de cesión de impuestos completos y tramos de impuestos, aunque él se ha mostrado a favor del modelo australiano, donde la asignación de recursos autonómicos se decide en función del gasto efectivo per cápita en cada uno de los servicios públicos que se genera. «Es un modelo mucho más fino. En cambio, en España estamos muy instalados en esta cesión de impuestos que tiene mucha tradición, pero que a mi, personalmente, no me gusta y que genera estas derivas tan indeseables como las que estamos viendo estos días», ha subrayado.

Para el ministro, este es un debate «fundamentalmente técnico, no político». «Los ciudadanos entienden que las comunidades autónomas juegan un papel central en la provisión de servicios de Educación, Sanidad o Dependencia y eso ya es tan importante...», ha concluido.

Rueda celebra la rebaja fiscal

Preguntado en la sede del Gobierno gallego, el presidente Alfonso Rueda celebró la eliminación del impuesto del patrimonio anunciada por Andalucía, ya que es «algo que va en el ADN de su partido». Aseguró también que Galicia continuará con su «propia senda» a la hora de tocar ese u otros impuestos, con independencia de lo que hagan otras comunidades autónomas. Rueda no quiso aclarar si está dispuesto a eliminar este impuesto -que en Galicia ya está bonificado al 25 %-, y recordó que la Xunta ya eliminó el de sucesiones para el «99 % de los gallegos». La próxima semana está previsto que comparezca en el Parlamento para adelantar las líneas generales del proyecto de presupuestos del próximo año, momento en el que podría anunciar una nueva rebaja en línea con la de sus homólogos de Andalucía y Madrid.

Según los últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria, Galicia fue la quinta comunidad que más recaudó por este gravamen en el 2020 (66,6 millones de euros), solo superada por Cataluña (546,6 millones), Comunidad Valenciana (156,4), Andalucía (93,3) y Baleares (68). Madrid, que aplica la exención del 100 %, no recaudó ni un euro. Hubo 8.242 declarantes gallegos con un patrimonio superior a los 700.000 euros -el umbral mínimo en España, que Galicia ha elevado a posteriori-.

Moreno  apela a los contribuyentes catalanes: «Aquí está su tierra»

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, durante una intervención en Sevilla.
El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, durante una intervención en Sevilla. Joaquin Corchero | EUROPAPRESS

El presidente andaluz asegura que su objetivo es «competir con Madrid», la «mejor» comunidad de España

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha insistido este martes en defender la decisión de su Gobierno de suprimir el impuesto de patrimonio en la comunidad y ha apelado a empresarios y contribuyentes catalanes para que fijen su residencia en esta comunidad, que se convierte en la segunda con menor presión fiscal de España. «Desde aquí le digo a los empresarios catalanes que aquí está su tierra. En Cataluña hay impuesto de sucesiones y donaciones y hay impuesto de patrimonio y aquí no y además aquí no os vamos a independizar nunca porque somos orgullosa parte de España», ha indicado Moreno, para quien hay «argumentos de sobra para que muchos empresarios, capitales y familias vengan a residir con nosotros porque además vivimos en una de las zonas con más calidad de vida del mundo».

Moreno ha indicado que se quiere favorecer que determinadas rentas que ya pasan largas temporadas en Andalucía, fijen allí su residencia, contribuyendo con sus impuestos en la comunidad. Ha indicado que la bonificación será del cien por cien y no tendrá apenas impacto negativo en las cuentas de la administración autonómica porque apenas supone un 0,6 por ciento de lo que se recauda, mientras que sí «atraerá capacidad inversora para el fomento de la actividad económica y del empleo». Se ha mostrado convencido de que incentivará que personas físicas establezcan su residencia fiscal en Andalucía, con lo que se contribuirá a un incremento de contribuyentes por IRPF y por otras modalidades de imposición indirecta mucho más relevante que la pérdida del impuesto de patrimonio.

«Competir con Madrid»

El decreto ley contempla la supresión del impuesto de patrimonio y una rebaja en el IRPF especialmente destinada a las clases medias y trabajadoras y a las pequeñas y medianas empresas. También se contempla la supresión del canon del agua en el próximo año y medidas para dar más facilidades de pago a los ciudadanos con deudas con la Agencia Tributaria.

Tras las críticas que ha generado en los partidos de la oposición el anuncio sobre la supresión del impuesto de patrimonio, el presidente se ha mostrado convencido de que la eliminación de este impuesto va a tener un efecto positivo en el empleo porque en esta comunidad hay miles de puestos de trabajo asociados a grandes contribuyentes, que ya no tendrán «la tentación de irse» a la Comunidad de Madrid, que es la región con menos presión fiscal de España. Ha indicado que su objetivo es «competir con Madrid», la «mejor» comunidad de España, con el PIB más alto: «Vamos a ir al mismo nivel con la Comunidad de Madrid y tenemos instrumentos para ello».

La bonificación del impuesto de patrimonio será del cien por cien y no tendrá apenas impacto negativo en las cuentas de la administración autonómica porque apenas supone un 0,6 por ciento de lo que se recauda, mientras que sí «atraerá capacidad inversora para el fomento de la actividad económica y del empleo», ha dicho el presidente, convencido de que incentivará que personas físicas establezcan su residencia fiscal en Andalucía, con lo que se contribuirá a un incremento de contribuyentes por IRPF y por otras modalidades de imposición indirecta mucho más relevante que la pérdida del impuesto de patrimonio.

360 millones para los andaluces

En cuanto a la nueva rebaja en el IRPF, ha apuntado que el objetivo es que solo el próximo año 360 millones de euros queden en el bolsillo de los andaluces, ayudándoles a mitigar la inflación. Se trata, según ha apuntado, de adaptar la carga tributaria a la coyuntura económica y propiciar que las familias tengan la mayor renta disponible.

Así, mañana se aprobará que en la tributación por IRPF, por un lado, se deflactará la tarifa en los primeros 3 tramos de renta en un 4,3 por ciento, de manera que los incrementos de salarios para compensar la inflación no supongan un mayor pago de impuestos y, por otro lado, se incrementará en un 4,3 por ciento las cantidades que quedan exentas del IRPF en aplicación del mínimo personal y familiar correspondiente al tramo autonómico.

El decreto ley también contemplará una medida para dar más facilidades de pago a los ciudadanos con deudas con la Agencia Tributaria. «Hay familias y pymes que tienen deudas con la Agencia Tributaria y tenemos que ser sensibles ante esa situación que están viviendo», según Juanma Moreno, quien ha explicado que la medida consistirá en flexibilizar las condiciones de aplazamiento y de fraccionamiento de pago hasta un plazo general de doce años.