El Gobierno estudia ahora el impuesto a los ricos ante las rebajas fiscales del PP

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

JUAN CARLOS HIDALGO | EFE

El andaluz Juan Manuel Moreno advierte de que irá a los tribunales si tocan su autonomía para bajar los tributos

21 sep 2022 . Actualizado a las 20:33 h.

El Gobierno reaccionó este miércoles a la supresión del impuesto de patrimonio por parte del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, avisando de que busca fórmulas para frenar esa ofensiva fiscal, sin descartar la aprobación de un impuesto a las grandes fortunas que el sector socialista del Ejecutivo había rechazado en junio cuando lo propuso Unidas Podemos.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, admitió que el Gobierno está «explorando ámbitos donde se les pida mayor esfuerzo a aquellos que más tienen». El cambio de criterio se justifica en el nuevo escenario de crisis creado por la invasión de Ucrania por parte de Rusia y en la inflación desbocada como consecuencia de la guerra.

«Lo hemos hecho con las energéticas y con la banca y tenemos que seguir explorándolo también con las grandes fortunas», sostuvo. Restó importancia a que la primera propuesta fuera de Unidas Podemos y afirmó que ahora «están de acuerdo todos los miembros del Gobierno».

Se refirió además a la retirada del impuesto de patrimonio en Andalucía y, aunque descartó la «centralización» fiscal que planteó el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, apostó por la «armonización» para que el «margen» que tengan las autonomías sea menor. «Se trata de no hacer posible que se produzca una competencia fiscal a la baja», sostuvo. La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, advirtió de que la supresión del impuesto de patrimonio en Andalucía supone «una apuesta de dumpin fiscal entre comunidades autónomas». Díaz rechazó la centralización de impuestos, pero mostró su apoyo a la armonización fiscal, al tiempo que expresó su «respeto absoluto» al marco competencial fijado.

 Moreno defiende su ofensiva

Juan Manuel Moreno, sin embargo, mantuvo abierta su invitación a los ciudadanos de Cataluña y de otras regiones a trasladarse a su comunidad para disfrutar de su bajada de impuestos. Advirtió, además, al Ejecutivo de que acudirá a los tribunales si tiene la tentación de «injerir en la autonomía fiscal de Andalucía». «Si el Gobierno de España hace cualquier maniobra para restar autonomía en el ámbito de nuestras competencias y que nosotros no podamos bajar los impuestos o nos quieran obligar a subirlos, tendrá una contundente respuesta judicial», aseveró.

«Es una ofensiva, lo digo abiertamente, el mundo es competitividad, competir legítima y ordenadamente», explicó Moreno sobre la supresión del impuesto de patrimonio en Andalucía. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, avisó también que hará «exactamente lo mismo» que Moreno, y emprenderá «todas las acciones que hagan falta» si se ve «obligada a defender la autonomía fiscal de Madrid».

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, del PP, se sumó este miércoles a la ofensiva fiscal de su partido y aprobará un decreto para deflactar un 4,1 % los tramos más bajos de la escala autonómica del IRPF. López Miras estudia, además, si elimina o no el impuesto de patrimonio, en la línea de Moreno en Andalucía.

El PP se encuentra cómodo en el debate de las bajadas de impuestos y pretende hacer de esta batalla el centro de la discusión en la precampaña de las autonómicas y municipales. El Ejecutivo no rehúye esa batalla y centra su estrategia en denunciar que el PP defiende el interés de los ricos.

La Generalitat acusa a Andalucía y Madrid de querer «debilitar» a Cataluña suprimiendo tributos 

La Voz

El consejero catalán de Economía y Hacienda, Jaume Giró, acusó al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de querer «debilitar» a Cataluña para favorecer a sus territorios. Giró cargó contra la decisión de la Junta de Andalucía de suprimir el impuesto de patrimonio y las declaraciones del presidente andaluz animando a los empresarios catalanes a trasladar su sede: «Nunca haría una propuesta como esta, ni en el fondo ni, por supuesto, en las formas».

El consejero aprovechó la polémica para defender la independencia de Cataluña. «Por cosas como estas, algunos queremos irnos de España lo antes posible. Si viviéramos en un Estado donde los distintos territorios tuvieran una vocación genuina de colaborar o de diseñar un sistema fiscal justo, no habríamos llegado hasta donde hemos llegado», señaló.

Aseguró que si se lograra un sistema de financiación justo sí debería plantearse «profundamente» la supresión del impuesto de patrimonio, pero actualmente Cataluña no se lo puede permitir. Aseguró que si estuvieran en condiciones de suprimirlo, «no haríamos de esto una bandera para invitar a nadie a llevarse las empresas hacia aquí».

El BNG se posiciona en contra del dumpin fiscal del PP, pero rechaza la recentralización 

La Voz

El BNG tildó este miércoles de «desafortunadas» las declaraciones del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, sobre la polémica de la recentralización de los impuestos autonómicos, al tiempo que exigió al Gobierno que cumpla su compromiso para llevar a cabo una reforma fiscal que sea «justa». El diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, matizó que su partido está en contra del dumpin fiscal de determinadas comunidades, aludiendo a Madrid y Andalucía, pero también considera que estas actuaciones no pueden ser «pretexto» para la recentralización. En esta línea, Rego incidió en que el Gobierno no está cumpliendo su compromiso de acometer una reforma fiscal «justa», tildándolo de «pseudoprogresista». A juicio del diputado, que reivindicó la «plena capacidad fiscal de Galicia», la solución pasa por gobiernos autonómicos que implementen políticas fiscales más justas y redistributivas.

Así las cosas, exigió al Gobierno que se posicione «claramente» contra la postura de Escrivá. El ministro matizó este miércoles sus declaraciones y explicó que la palabra «centralización» nunca salió de su boca al hablar de los impuestos.