El impuesto a los ricos será temporal y se aplicará a partir del año 2023

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo BAreño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. J.J.Guillen | EFE

Unidas Podemos celebra el giro del PSOE, pero pedirá que sea permanente. Sánchez defiende su cambio de criterio diciendo que «el contexto económico ha cambiado»

23 sep 2022 . Actualizado a las 08:06 h.

Habrá impuesto a los ricos, será temporal y entrará en vigor en el 2023. En apenas 24 horas, el Gobierno pasó de decir que estaba «explorando» la posibilidad ese nuevo tributo a confirmar que se aplicará lo antes posible. La batalla fiscal iniciada por el PP con el anuncio de la supresión del impuesto de patrimonio en Andalucía ha convencido al sector socialista del Ejecutivo para poner en marcha una medida contra la que hace solo tres meses votó en contra en el Congreso cuando la propusieron sus socios de Unidas Podemos.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, explicó es que este gravamen tenga una duración de dos años, que podrá prorrogarse en función, entre otras cosas, de «cómo se conduzca la guerra en Ucrania». 

«Personas millonarias»

«Estamos hablando de personas millonarias. Tendrá que ser una población que no supere el 1 % de la ciudadanía», explicó la ministra. Montero definió este nuevo tributo como un «esfuerzo temporal adicional» por parte de quienes tienen más recursos. El objetivo, dijo, es «aliviar la carga» de aquellos que «tienen una especial dificultad para pagar la luz y la cesta de la compra». La medida entrará en vigor, según los planes del Gobierno, el 1 de enero del 2023.

«Al igual que ha ocurrido en los impuestos a las energéticas y la banca, trabajaremos en una fórmula temporal y posteriormente las circunstancias dirán si es necesario o no prorrogarlo», recalcó Montero. No aclaró, sin embargo, si afectará a los datos económicos del 2022, como ocurre con el impuesto a la banca y las energéticas. Y tampoco si será un nuevo impuesto —lo que requeriría una ley propia— o una modificación de alguno existente, como el IRPF.

El movimiento del PSOE, además de constituir una respuesta a la ofensiva fiscal del PP, facilita el camino al acuerdo en los Presupuestos del 2023 con sus socios de Unidas Podemos, que llevaban tiempo reclamando el impuesto a las grandes fortunas.

El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, celebró el giro del PSOE, pero aseguró que seguirán dando la batalla para que sea una medida permanente. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, afirmó que negocia con Hacienda el nuevo impuesto, en el marco de los Presupuestos y se mostró convencida de que habrá acuerdo sobre este gravamen a las grandes fortunas porque es una propuesta que «siempre» ha partido de Unidas Podemos.

 Sánchez critica al PP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se refirió a este asunto desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea General de la ONU, y afirmó que «la justicia social solo vendrá de la justicia fiscal» y por ello es necesario «un mayor esfuerzo por aquellos que tienen mayor capacidad». Justificó el giro del PSOE afirmando que «el contexto económico ha cambiado» y se necesita «un reparto más justo de las consecuencias de la guerra». Respecto a si el impuesto será temporal o permanente, afirmó que ese tributo «todavía no ha nacido» por lo que «vamos a darle un espacio a este debate».

Sánchez advirtió de que la rebaja fiscal de Andalucía o Murcia «realmente beneficia al territorio más poderoso por el efecto capitalidad, que es Madrid» porque «ninguna persona» con un gran patrimonio cambiará su residencia fiscal de Madrid a otro lugar. Recordó además una frase del mandatario sueco Olof Palme y dijo que el objetivo «no es acabar con los ricos sino acabar con la desigualdad».

Murcia deflacta el IRPF y eliminará el gravamen de patrimonio el próximo año 

La Voz

El Gobierno de Murcia aprobó este jueves el decreto que rebaja los cuatro primeros tramos autonómicos del IRPF un 4,1%. Una medida con la que prevé beneficiar a 330.000 contribuyentes, logrando un ahorro total estimado de entre 8,5 y 10 millones de euros.

Pero la ofensiva fiscal en la Región de Murcia no se queda ahí. El presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, avanzó que su Ejecutivo abordará «muy probablemente» para el próximo ejercicio 2023 la eliminación del impuesto de patrimonio «compensándolo con los ingresos extraordinarios» que lleguen a la comunidad. Idéntico argumento que el utilizado por el andaluz Juan Manuel Moreno para la eliminación de ese tributo.

«Ni nosotros, ni ningún otro gobierno, puede tomar una decisión de esa trascendencia sin que cuadren las cuentas», afirmó López Miras. Por ello, señaló que su Ejecutivo está «cuadrando la previsión de ingresos y lo que supone el impuesto de patrimonio en la Región». 

Espera recaudar más

Defendió que lo que se consigue con la bajada de impuestos «no es dejar de recaudar, sino estimular la actividad económica para que se recaude más». Puso como ejemplo la eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones, con la que el Ejecutivo regional ha recaudado 700 millones de euros más en dos años.

Al ser preguntado por cuánto dejará de ingresar por la bajada anunciada del IRPF en un 4,1 % y cómo lo va a compensar, López Miras explicó que las arcas regionales «dejarán de recaudar unos 10 millones de euros» y su Gobierno lo va a compensar con la recaudación extraordinaria derivada de la subida de los precios y la inflación. Todo ello, «después de hacer un análisis exhaustivo de las provisiones de ingresos de 2023», sostuvo.

Recordó que ya anunció esta deflactación el pasado 27 de mayo de 2022, «en los primeros meses de conflicto en Ucrania y con una inflación descontrolada». En ese momento, recordó, su Ejecutivo ya anunció que «era necesaria».

Urkullu reducirá los tributos en el País Vasco para atenuar el efecto del alza de los precios 

La Voz

El lendakari, Íñigo Urkullu, que gobierna en coalición con el PSOE, anunció una nueva deflactación del IRPF que entraría en vigor el 1 de enero de 2023. Esa deflactación impactaría en la liquidación del Impuesto sobre la Renta del próximo año y se establecería de acuerdo a la inflación subyacente prevista. Esto es, al alza de precios que no tiene en cuenta las variaciones en los costes de la energía y tampoco la de los productos alimenticios no elaborados. La medida se enmarca dentro de un programa denominado Hitzartuz, dotado con 400 millones, que también contempla un aumento del 10 % en las Ayudas de Emergencia Social (AES), una línea de crédito especial para empresas intensivas en energía, pymes y autónomos, así como ayudas al sector de alimentación para mitigar el impacto de la inflación y otras de eficiencia energética.

Además de la deflactación de IRPF, el programa incluye la reducción del coste de suministros en el parque de vivienda social, para comunidades con instalaciones centralizadas e incrementar el límite de ingresos para el acceso a vivienda social. También se prevén ayudas al sector de alimentación para mitigar el impacto de la inflación y ayudas de eficiencia energética para compensar la subida de la factura y favorecer el ahorro energético de las familias.