El Gobierno pagará a las industrias para reducir el consumo eléctrico como manda Bruselas

F. Fernández REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Los ministros de Energía aplazan la intervención del precio del gas porque los países no se ponen de acuerdo

30 sep 2022 . Actualizado a las 19:39 h.

El precio del gas no se toca. Al menos, de momento. Y, por tanto, los mercados eléctricos de toda Europa seguirán al rojo vivo. Porque el hidrocarburo que se usa para generar electricidad es el que marca el coste final. El consejo de ministros de Energía de la Unión Europea no ha conseguido ponerse de acuerdo para poner un tope a las cotizaciones mayoristas del hidrocarburo que llega a Europa, como defienden un grupo de quince países, España entre ellos. Tienen en frente a un bloque liderado por Alemania y los Países Bajos, que se resisten a realizar cualquier intervención del mercado, ante el temor a espantar a los proveedores de gas natural licuado (que llega por barco) y a que decidan dejar de vender a Europa para llevar al mercado asiático.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, confesó su decepción con esa falta de acuerdo. Pero no todo está perdido. Una comisión de expertos analizará los impactos de las alternativas que se barajan para acometer esa intervención. Sobre la mesa, la propuesta de esos quince países de implantar un tope a todo el gas que llega a la Unión, pero también la de que solo afecte al hidrocarburo procedente de Rusia. Jozef Síkela, ministro de Industria de la República Checa, país que ostenta la presidencia de turno de la Unión Europea, avanzó que incluso se baraja aplicar una banda de precios entre los que se movería la cotización del gas, en lugar de imponer un coste máximo fijo. También se analizará limitar el coste del hidrocarburo que se usa para generar electricidad, como ya están haciendo España y Portugal, y que otros países, como Francia, quieren replicar por lo efectivo que está resultando para abaratar los precios eléctricos.

«Si no ponemos un tope al gas podríamos tener un impacto muy importante sobre el PIB, sobre la producción industrial y sobre los consumidores»

Ribera avanzó que le han pedido a la Comisión Europea que acelere y que presente una propuesta para limitar los precios cuanto antes. España, entre otros países, consideran que es urgente implantar un indicador distinto para las cotizaciones del gas natural en Europa. Porque, el actual, el mercado TTF holandés, da «una señal que no es convincente, que no responde al valor real, que está siendo manipulada».