Más de 250 altos cargos y 23 millones de euros en salarios en juego tras el órdago de los de Puigdemont

M. L. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Imagen de la reunión del Gobierno catalán el pasado martes, 27 de septiembre
Imagen de la reunión del Gobierno catalán el pasado martes, 27 de septiembre Enric Fontcuberta | EFE

El sueldo del vicepresidente cesado superarba los 117.000 euros

01 oct 2022 . Actualizado a las 09:22 h.

La salida de Junts de la Generalitat y sus instituciones satélite conllevaría para el partido de Carles Puigdemont un agujero importante en sus arcas en un momento en el que hay engrasar la maquinaria electoral para los comicios municipales de mayo. Con su marcha cesarían más de 250 altos cargos, entre consejeros y directores generales y otros puestos de confianza, y los algo más de 23 millones de salarios que cuestan sus honorarios tampoco contribuirían a las cuotas que estas personas derivan al partido.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Esta situación, a la que se enfrentan todas las formaciones cuando hay un cambio de gobierno, es particularmente importante para Junts porque desde que en 1980 Jordi Pujol se hizo con las riendas de la Generalitat, los posconvergentes solo han dejado de manejar e influir desde el Gobierno catalán siete años, los de los Ejecutivos socialistas de Pasqual Maragall (20 de diciembre del 2003-28 de noviembre del 2006) y José Montilla (28 de noviembre del 2006-18 de diciembre del 2010).

Ya algunos dicen que no sabrían sobrevivir en la oposición. El clientelismo de más de 35 años en el poder pesa mucho en los cuadros de Junts y en su decisión de salir del Gobierno de coalición, pues son muchas las personas que irían a las listas del paro.