El Supremo británico niega que Escocia pueda convocar otro referendo independentista sin permiso de Londres

Juan Francisco Alonso LONDRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Partidarios de la  consulta se manifestaron este miércoles en Edimburgo
Partidarios de la consulta se manifestaron este miércoles en Edimburgo RUSSELL CHEYNE | REUTERS

La ministra principal, Nicola Sturgeon, afirma que insistirá en sus planes y que convertirá las próximas generales en un plebiscito de facto, pese a decir que respeta el fallo

23 nov 2022 . Actualizado a las 21:24 h.

Mazazo rotundo. Eso fue lo que recibió el Gobierno de Edimburgo del Tribunal Supremo del Reino Unido, el cual declaró que las instituciones escocesas no están facultadas para convocar y organizar un segundo referendo sobre la independencia sin la autorización del Parlamento británico. Pese a este revés, los nacionalistas escoceses han anunciado que insistirán en su pulso.

«Un referendo celebrado legalmente tendría importantes consecuencias políticas para la unión del Reino Unido y, por lo tanto, el Parlamento escocés no tiene facultad para legislar en materias que, como la soberanía, son exclusivas del Parlamento del Reino Unido», afirmó el presidente del máximo tribunal, el escocés Robert Reed, al leer este miércoles el dictamen, que fue aprobado por unanimidad.

La resolución deja claro que una eventual nueva consulta sobre la secesión debería ser pactada entre Londres y Edimburgo, tal y como ocurrió con la primera, celebrada en el 2014. Sin embargo, las posibilidades de que esto ocurra, sobre todo en octubre del 2023, fecha fijada por los nacionalistas escoceses, parecen escasas, al menos a día de hoy, porque el primer ministro británico, Rishi Sunak, ya ha descartado permitir la consulta.

Activando el plan B

Como una «píldora difícil de tragar». Así calificó la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, la decisión judicial y, aunque aseguró que la respetará, remarcó que no desistirá de sus intenciones de volver a someter a las urnas la posibilidad de que Escocia se convierta en un Estado independiente.

«Debemos encontrar y encontraremos otro medio democrático, legal y constitucional por el que el pueblo escocés pueda expresar su voluntad. En mi opinión, eso solamente puede ser una elección», dijo durante una rueda de prensa en la que dejó claro que podría convertir las próximas generales británicas, previstas para finales del 2024, en un referendo de facto. «Esta sentencia confirma que la noción del Reino Unido como una asociación voluntaria de naciones, si alguna vez fue una realidad, ya no lo es», afirmó Sturgeon.

Por su parte, Sunak ha ignorado el desafío lanzado por la independentista y ha pedido a la mandataria autonómica que trabajen juntos por solucionar los problemas que en verdad preocupan a los ciudadanos.

«El pueblo de Escocia quiere que trabajemos para resolver los retos a los que nos enfrentamos colectivamente, ya sea la economía, la sanidad pública o el apoyo a Ucrania y eso es lo que hará este Gobierno», afirmó el primer ministro británico desde la Cámara de los Comunes.

Por su parte, el independentista Partido Nacionalista Escocés (SNP) y otros aliados políticos convocaron manifestaciones en rechazo al fallo en varias ciudades de la región. Las últimas encuestas aseguran que, de celebrarse una nueva consulta, una estrecha mayoría respaldaría la opción de continuar dentro del Reino Unido.