El otro precio de los Presupuestos

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, este miércoles, hablando por teléfono desde su escaño
El portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, este miércoles, hablando por teléfono desde su escaño Javier Lizón | EFE

Las fuerzas nacionalistas cosechan cientos de millones en inversiones para sus territorios a cambio de sus votos a favor de las cuentas del 2023

25 nov 2022 . Actualizado a las 10:50 h.

Las cuatro jornadas de debate sobre el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado del 2023 concluyen este jueves en el Congreso con una votación en la que Pedro Sánchez tiene garantizado el triunfo antes incluso de bajarse de la berlina presidencial. A los síes del PSOE (120) y Unidas Podemos (33) se sumarán los apoyos de PNV (6), EH Bildu (5), PDECat (4), Coalición Canaria (2), Más País (2), Compromís (1), PRC (1) y la exdiputada de Podemos María Pita. A estos 175 votos a favor se añaden la abstención del único parlamentario del BNG, Néstor Rego, y el escaño vacante del morado Alberto Rodríguez, con lo que la oposición en ningún caso podrá sumar más noes que síes.

Para lograr la suma mágica, los negociadores de la Moncloa han tenido que regar con cesiones y partidas millonarias sus acuerdos con el llamado bloque de la investidura. Paradójicamente, el apoyo más costoso en términos políticos y monetarios, el de ERC, todavía no es definitivo, aunque se da por hecho que los 13 escaños de Esquerra se apuntarán este jueves al bando del sí.

Concesiones a Esquerra

Para ganarse el visto bueno de los independentistas catalanes a las cuentas del 2023, el propio Pedro Sánchez salió a escena para anunciar la reforma de delito de sedición que ya tramita el Congreso y que beneficiará a los líderes secesionistas condenados por la consulta ilegal del 1-O. Tampoco se ha descartado por completo —aunque se considera mucho más complejo y arriesgado— un retoque de las penas por malversación que pesan sobre cabecillas separatistas como Oriol Junqueras.