Griñán apura sus últimas horas en libertad antes de ir a prisión

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

José Antonio Griñán entrando en la sede del Tribunal el Supremo, en una foto de archivo.
José Antonio Griñán entrando en la sede del Tribunal el Supremo, en una foto de archivo. BENITO ORDÓÑEZ

El expresidente de la Junta de Andalucía vive encerrado en su adosado en las afueras de Sevilla a la espera de entrar en la cárcel

24 nov 2022 . Actualizado a las 19:27 h.

El expresidente andaluz, José Antonio Griñán, afronta entre la «impotencia» y la «injusticia» sus últimas horas en libertad encerrado en su adosado en las afueras de Sevilla y rodeado de los suyos antes de ir a prisión por su condena en el caso de los ERE. Sigue a la espera de que la Audiencia de Sevilla se pronuncie sobre su recurso para ampliar a «tres meses» el plazo de su entrada voluntaria en la cárcel.

El pasado 15 de noviembre la Audiencia de Sevilla dio 10 días de plazo a Griñán y a otros siete altos cargos andaluces para ingresar en prisión. El tribunal reconoce que Griñán y el resto de condenados no tienen antecedentes penales, pero en su decisión primaron «la gravedad y la extensión de las penas», lo que impide la suspensión de la entrada en la cárcel de los ocho exdirigentes con períodos superiores a los seis años de prisión.

La defensa de Griñán interpuso un recurso de súplica ante ese auto, solicitando ampliar «a tres meses» el citado plazo de entrada voluntaria en prisión, alegando que «si fuera concedido el indulto parcial o estimada la cuestión de nulidad por la que se interesa la reducción de la pena a dos años, el ingreso en prisión que se ordena resultaría fallido, indebido o improcedente, es decir, innecesario».