El euríbor supera el 2,8 % y encarece la hipoteca media casi 3.000 euros al año

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

J.L.Cereijido | EFE

La subida retrae la firma de préstamos a tipo fijo, ahora muy poco atractivos

10 dic 2022 . Actualizado a las 18:19 h.

El euríbor, el indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas variables en España, cerró noviembre en una tasa media del 2,828 %, lo que supone un salto de más de tres puntos respecto al -0,487 % que marcó en el mismo mes del año pasado. Una mala noticia para las familias a las que les toque renovar en las próximas semanas la cuota de su préstamo.

Y es que, con este estirón del tipo de interés, el recibo de una hipoteca media (150.000 euros a 25 años, con un diferencial del 1 % sobre el euríbor) se disparará casi un 46 % y pasará de los 532,8 euros actuales a cerca de 777,6. Un sobrecoste de 245 euros al mes, más de 2.940 al año.

Pese al ligero respiro de los últimos días, el indicador amenaza ya con superar la barrera del 3 % en diciembre (este miércoles cerró en el 2,83 %). Sí se aprecia, con todo, una ralentización en el ritmo de subida, que fue de dos décimas el mes pasado (la mitad que en octubre y cinco veces menos que en septiembre) toda vez que en las últimas semanas han surgido las primeras voces dentro del BCE (como la del economista jefe, Philip Lane) que apuntan a una moderación en la subida de tipos en la próxima reunión, el 15 de diciembre.

En cualquier caso, la subida del euríbor no castiga solo a los hogares que tengan suscritas hipotecas variables, sino que también dificulta la firma de nuevos préstamos. En algunos casos, porque al aumentar las cuotas mensuales hay solicitantes que superan la ratio máxima de endeudamiento que permiten las entidades (entre el 30 y el 35 % de los ingresos). Pero también porque las hipotecas fijas, que hace solo un año se podían encontrar a intereses cercanos al 1 %, pueden llegar ya al 4 %. «En general, hay menos tipo fijo porque hay más resistencia de los bancos a la hora de ofrecerlo. Además, ahora un tipo fijo del 2 o 2,5 % podríamos decir que es bueno porque ya hay muchos bancos que lo sitúan por encima del 3 %», apunta Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro.

El experto destaca que el incremento experimentado por el euríbor en lo que va de año es «algo totalmente excepcional, que nunca habíamos visto en la historia» y se sitúa «fuera de las dinámicas del mercado».

El endurecimiento de las condiciones de financiación se notan también en la firma de hipotecas. No en el número de operaciones, que siguen creciendo (un 4 % más en septiembre que en el mismo mes del año anterior en España y un 30 % en el caso de Galicia), pero sí en la proporción de créditos a tipo fijo (que cae al 68 %), al centrar la banca su oferta comercial en los préstamos variables, por los que ahora obtienen más rentabilidad. También caen en picado las renegociaciones de condiciones de hipotecas ya en vigor, aunque un tercio de las que cambian de condiciones lo hacen para desligarse del euríbor y firmar un tipo fijo algo más bajo.

Pese al alza de septiembre, los grandes portales inmobiliarios de internet prevén una desaceleración en las compraventas de viviendas y, por tanto, en la firma de hipotecas, en los próximos meses, por la subida de los tipos. En ese sentido, destacan que el fuerte tirón de septiembre se debe a operaciones cerradas en julio y agosto con condiciones negociadas incluso antes del verano. Además, se produjo un efecto llamada para todos aquellos compradores que querían esquivar la abrupta subida de los intereses.

«Los de estos meses serán prácticamente los últimos créditos que se firmen a tipo fijo», explica María Matos, directora de estudios de Fotocasa, que «espera que haya un cambio en la tendencia todavía más acusado» a favor de los préstamos variables.

Ferrán Font, de pisos.com, apunta que ya empieza a vislumbrarse la «desaceleración» que se anuncia en el mercado inmobiliario, aunque incide en que la evolución del mercado dependerá de variables como la situación geopolítica, la inflación, el euríbor o la aplicación de la nueva Ley de Vivienda.