«Nepobabies», los hijos de famosos descubiertos por las redes sociales

Carmen Novo REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

De izquierda a derecha, Hailey Bieber, Lily Collins y Kendall Jenner.
De izquierda a derecha, Hailey Bieber, Lily Collins y Kendall Jenner.

El término, apadrinado por la cultura popular, genera debate en Internet

23 mar 2023 . Actualizado a las 09:19 h.

Esta semana, Romy Mars, la hija adolescente de la directora Sofia Coppola, se hacía viral en las redes sociales por compartir un caótico y acelerado vídeo en el que admitía estar castigada. En la publicación, además de comentar el motivo de la disputa —intentar alquilar un helicóptero para cenar en Maryland con uno de sus amigos—, explicaba cómo sus padres le habían prohibido tajantemente hacerse cualquier tipo de perfil público en la aplicación, una regla que a ella, como ya estaba metida en problemas, le daba igual incumplir. «No quieren que me convierta en una nepobaby», admitía.

Este neologismo, que todavía no se encuentra entre las palabras recogidas por RAE, se popularizó durante los últimos meses en las redes sociales. Como una baza más de la cultura popular, su significado se refiere a todas aquellas personas que han nacido dentro de una familia famosa. Dicho de otra forma, a todos aquellos jóvenes cuyos padres tiene su propia entrada en la Wikipedia. Realmente, según el uso que se le da al término, la madre de Romy también lo podría ser. Es hija del aclamado Francis Ford Coppola, que cuando rodó El padrino III y ella apenas tenía veinte años, le dio el papel principal de Mary Corleone.

Así, la lista es interminable y, cada vez, se van sumando más y más nombres. TikTok, Twitter e Instagram se han convertido en un campo de minas en donde la función de los usuarios es desenmascarar a todos los nepobabies posibles. Priyanka Mantha, editora de la revista New York, afirma que las redes «parecen haber entrado en una etapa más agresiva en su intensa relación de amor odio con los hijos de».

El pasado mes de enero, dedicaban un número especial para reflexionar sobre este reciente concepto. Nate Jones, uno de sus editores, firmaba un ensayo bajo el título Cómo nace un nepobaby. «Hollywood siempre ha amado a los hijos de gente famosa. En el 2022, Internet los redujo a dos pequeñas palabras», comenzaba escribiendo. La idea es tan antigua como la propia historia. Generalmente, si uno tiene padres conocidos podrá optar con más facilidad a su agenda de contactos. No obstante, según Jones, en los últimos doce meses ha habido «una proliferación insensata de famosos por estirpe».

En una larga lista menciona a la actriz Maya Hawke, hija de Uma Thurman y Ethan Hawke, que no solo es descendiente de famosos sino que se parece físicamente a ellos. Investigando, se dio cuenta de que «la mitad de los artistas independientes de Brooklyn tenían padres con páginas en IMDB» y que «incluso el primo de Succession resultó ser hijo de uno de los tipos que diseñó el logo de los Rolling Stones».

Otro de los ejemplos es la serie Euphoria, creada por el hijo del guionista Barry Levinson y coprotagoniza por Maude Apatow, hija del realizador Jude Apatow. El caso de esta última se volvió viral en Twitter cuando un usuario, sorprendido, expuso en un mensaje que la actriz que interpretaba a Lexi Howard era, en realidad, descendiente de un conocido linaje. «Al principio fue triste» dijo Apatow, convertida en el nuevo rostro toda una generación de nepobabies, en una entrevista concedida a Net-a-Porter.

@priscillastyles

Reply to @temo.jimenez por eso nunca se comparen ❤️‍🔥 #nepotismbaby #fashionindustry #hollywood

♬ La Niña Está Triste (En Vivo) - Leo Dan

«Trato de no dejar que me afecte, porque obviamente entiendo que estoy en una posición afortunada (...) Muchas personas [en una situación similar] han demostrado su valía a lo largo de los años, así que tengo que seguir adelante y hacer un buen trabajo», continuó. ¿Habría llegado Lily Collins a ser una de las grandes estrellas de Netflix de no haber crecido junto al músico Phill Collins? ¿Sería Kendall Jenner la modelo mejor pagada del mundo si no hubiera nacido en el clan Kardashian?

Una de las últimas en someterse al escrutinio de las redes sociales fue Apple Martin, hija del cantante de Coldplay Chris Martin y de la actriz Gwyneth Paltrow. El pasado mes de enero, a sus 18 años y sin conocérsele ningún trabajo previo, la joven presidió un desfile de Chanel. «Karl Lagerfeld conoció a Apple Martin cuando ella tenía cuatro años y dijo que un día ella sería una chica Chanel. ¡Eso ha ocurrido hoy!», tuiteaba el periodista especializado Derek Blasberg.

Cada vez que se señala a un nuevo nepobaby, la respuesta por parte del sujeto aludido suele ser diversa. Muchos intentan defenderse alegando que, por su pasado, tienen que demostrar constantemente su valía. Uno de los ejemplos más sonados se dio con el anuncio de un cortometraje que iba a protagonizar Hopper Penn, hijo de Sean Penn, y dirigir Destry Spielberg, hija de Steven Spielberg, y Owen King, hijo de Stephen King. El guionista Franklin Leonar retuiteó la noticia de modo irónico escribiendo: «Hollywood es una meritocracia, ¿eh?». Fue entonces cuando Ben Stiller, hijo de los cómicos Jerry Stiller y Anne Meara, se subió al carro respondiendo. «Hablando desde la experiencia, apuesto que todos se han tenido que enfrentar a sus retos», sentenció.

Otros, sin embargo, hacen de su árbol familiar su mejor bandera. Eve Hewson, actriz e hija de Bono, el mítico líder de U2, llegó a escribir en un tuit: «Me tatuaré la palabra nepobaby en el trasero». Recientemente, Hailey Bieber aparecía con una camiseta blanca con la palabra «Nepobaby» escrita en negro.

Cada vez que se reanuda el tema del nepotismo, se abre un debate sobre la desigualdad social en la industria. Según una investigación reciente llevada a cabo por la British Sociological Association, la proporción de actores, músicos y escritores de clase trabajadora se ha reducido a la mitad desde la década de 1970. A partir de datos facilitados por la Office for National Statistics, llegaron a la conclusión de que el 16,4 % de los trabajadores creativos nacidos entre 1953 y 1962 tenían antecedentes de clase trabajadora, pero que la cifra se había reducido al 7,9 % para los nacidos cuatro décadas después.