Pensionistas reclaman prestaciones mínimas de 1.080 euros

La Voz REDACCIÓN / EUROPA PRESS

ACTUALIDAD

YAYOFLAUTAS / TWITTER | EUROPAPRESS

Hasta 2,3 millones de trabajadores activos en España perciben esa misma cuantía

25 may 2023 . Actualizado a las 17:44 h.

Pensiones mínimas tan abultadas como el salario mínimo (SMI) de un trabajador en activo. Es lo que han solicitado este jueves varias plataformas de pensionistas que se han manifestado frente del Congreso de los Diputados, según recoge Europa Press. 

Reclaman un aumento de estas prestaciones hasta situarlas en los 1.080 euros mensuales, la misma cuantía que perciben 2,3 millones de trabajadores activos en España. 

Han sido varias decenas las personas que se han concentrado en la Carrera de San Jerónimo con carteles amarillos y pancartas. Además, se han escuchado proclamas para «blindar las pensiones por ley» y en la «Constitución», «restaurar el valor de las pensiones» y para recordar que, «gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden».

Pero no es esta la única reivindicación que hacen las organizaciones. Además de esta equiparación de la mínima a los 1.080 euros también piden la aplicación de medidas efectivas en materia de jubilaciones, como es erradicar la brecha de género en las jubilaciones y la realización «inmediata» de la auditoría de las cuentas de la Seguridad Social.

En lo que a la revalorización de las pensiones se refiere, los jubilados demandan que esta se haga de acuerdo con el IPC real y también exigen la «derogación» de los recortes de las pensiones y la penalización a los jubilados con largas carreras de cotización. En última instancia, piden prohibir que el dinero público financie los planes privados de empresa.

Reforma de las pensiones

Fue hace dos meses cuando la Cámara Baja convalidó el decreto que incluía la reforma del sistema de pensiones liderada por el ministro José Luis Escrivá, con un amplio apoyo de 179 votos a favor, el rechazo de PP y Ciudadanos y la abstención de Vox y EH Bildu.

La intención de esta reforma, que llegó al Congreso con el visto bueno de la Comisión Europea y también de los sindicatos, es elevar los ingresos del sistema público para hacer frente a las tensiones financieras que generará la retirada progresiva de la jubilación de los baby boomers en las décadas de los 30 y los 40.

Si bien el Gobierno acordó con EH Bildu aumentar las pensiones de viudedad para equipararlas a las mínimas, la reforma no equipara esta pensión mínima al SMI, lo que provocó en la votación la abstención de los independentistas vascos.