Consumo multará a las webs que no dejen de publicitar de forma inminente la prostitución

La Voz

ACTUALIDAD

Las sanciones podrían superar los 100.000 euros y el cierre de los portales. Se castigará tanto la publicidad directa como los contenidos relacionados con ella, como servicios de «escorts», acompañantes o masajistas

26 jul 2023 . Actualizado a las 16:29 h.

El Ministerio de Consumo ha advertido a las webs que siguen publicitando la prostitución o contenidos directamente relacionados con ella que si no lo dejan de hacer «de forma inminente» podrán ser sancionadas con multas de hasta 100.000 euros y el cierre de los portales, ya que este tipo de anuncios están prohibidos por ley.

Consumo ha enviado «advertencias de sanción» a webs que, según el Ministerio que dirige Alberto Garzón, ofrecen sus espacios publicitarios para que, «aparentemente de forma autónoma, quienes ejercen la prostitución se publiciten», aunque son «beneficiaras económicamente» de ello.

La Dirección General de Consumo (DGC) les ha advertido de que publicitar la prostitución —o contenidos directamente relacionados con ella, como servicios de escorts, acompañantes o masajistas—, es una práctica prohibida por la Ley Orgánica de garantía integral de la libertad sexual, de septiembre del 2022.

La norma considera ilícita la publicidad que utilice estereotipos de género que fomenten o normalicen las violencias sexuales contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes, y también aquella que presente a las mujeres de forma vejatoria, bien utilizando su cuerpo o partes del mismo «como mero objeto desvinculado del producto que se pretende promocionar».

Estas advertencias han llegado tras el estudio realizado por el Observatorio de Internet de Consumo en el que se han examinado 400 anuncios sobre prostitución y se han registrado 5.600 datos. La investigación ha concluido con que el 99,5 % de los anuncios analizados cuentan con fotografías de contenido sexual, el 57 % hace referencias directas al cuerpo de quien publicita sus servicios y el 62,5 % usa en el texto del anuncio adjetivos con contenido sexual.

Con la intención de intentar sortear la legislación vigente, estos servicios se presentan en su mayoría como de escort —chica de compañía—, término que aparece en el 90 % de las webs analizadas en los filtros de búsqueda y en los espacios publicitarios de los portales. Este barrido también ha permitido detectar «conexiones» entre las principales webs que publican prostitución en internet y, según Consumo, un tercio de las analizadas pertenecen a la misma empresa publicitaria.