España priorizará el uso del catalán en la UE después del rechazo de los Estados miembro a incorporar «tres lenguas a la vez»

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

El BNG no permitirá «ningunha rebaixa do estatus de recoñecemento» de la lengua propia de Galicia, mientras que el PNV asegura que esta postura «no facilita» una hipotética investidura de Pedro Sánchez

19 sep 2023 . Actualizado a las 15:52 h.

El Gobierno español en funciones priorizará el despliegue del catalán en la Unión Europea (UE) si se aprueba su oficialidad junto a la del euskera y el gallego, una cuestión que este martes se aplazó pero que sigue su camino en la UE, lo que le permitió al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, decir que el Ejecutivo en funciones «ha cumplido su compromiso».

Albares explicó tras el encuentro que se ha dado un paso «clave» hacia la modificación del reglamento que contiene las lenguas oficiales de la UE y defendió la opción de priorizar la implementación de la oficialidad del catalán antes que la de gallego y vasco una vez haya consenso a Veintisiete para dar luz verde. «Algunos Estados miembros han planteado que tres lenguas de una sola vez era algo más difícil y nos hemos abierto a que el idioma cuyos representantes han solicitado con más insistencia la inclusión dentro de la modificación del reglamento y que es hablado por más de diez millones de personas sea el primero en su despliegue», explicó el titular de Exteriores español en funciones.

Negó, en este sentido, que esto suponga una discriminación del euskera y del gallego y aseguró que «el final» del proceso sigue siendo que las tres lenguas cooficiales entren en el régimen lingüístico comunitario en las mismas condiciones. Una fuente diplomática dijo a Efe que el ministro español mencionó en sus conclusiones la decisión de priorizar el catalán antes que gallego y euskera «pese a que ningún Estado miembro había mencionado este tema en sus intervenciones previas».

Quejas de Galicia y País Vasco

El BNG ha advertido que será «belixerante» para defender que se permita el uso del gallego en el Parlamento europeo y que no permitirá «ningunha rebaixa do estatus de recoñecemento» de la lengua propia de Galicia. Así lo ha manifestado el diputado nacionalista Luis Bará a preguntas de los medios en las comparecencias de prensa tras la junta de portavoces.

Por su parte, la eurodiputada Ana Miranda señaló que para el BNG «non hai linguas de primeira e de segunda, senón que todas son de primeira». «Dende o BNG desde Bruxelas lamentamos a decisión do goberno español hoxe transmitida no Consello da Unión Europea de priorizar unhas linguas sobre outras», manifestó. Por otra parte, Miranda critica la ausencia de plazos para implantar la oficialidad de las tres lenguas. 

Para el Partido Popular de Galicia, que se opone a permitir que las lenguas cooficiales puedan ser empleadas en el Congreso y en el Europarlamento, las intenciones del Ejecutivo central revelan que el PSOE «le da más importancia a una lengua sobre otra en función de los votos para la investidura» de Pedro Sánchez.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha expresado su «decepción» porque Albares haya optado por priorizar el catalán sobre el euskera y el gallego en la Unión Europea para acelerar su oficialidad, advirtiendo que esta postura «no facilita» una hipotética investidura de Pedro Sánchez.

Aplicación en suspenso

La decisión llega después de que los países de la Unión Europea se resistieran la mañana de este martes a tomar una decisión sobre la petición española de oficializar el uso del catalán, euskera y gallego en la Unión Europea hasta que no haya sobre la mesa un dictamen jurídico del Consejo de la UE sobre las consecuencias de la medida y un análisis de su impacto económico y práctico en el funcionamiento del bloque.

Así ha quedado patente tras 40 minutos de discusión en la reunión de ministros de Asuntos Generales de la Unión Europea celebrada en Bruselas y que ha concluido sin que el asunto se sometiera a votación, porque las delegaciones necesitan «más tiempo» para estudiar el asunto, han informado a Europa Press fuentes europeas.

Una veintena de ministros han tomado la palabra para expresar sus dudas y la presidencia de turno que ejerce España ha «tomado nota» de las posiciones de sus socios en la UE y anunciado que el Consejo «retomará el asunto en una reunión futura», sin aclarar los plazos, han señalado las fuentes.

Una vez constatado que los países reclaman más detalles sobre el coste de la medida y su impacto para el presupuesto comunitario, así como el estudio jurídico de su impacto para otras lenguas europeas, le corresponde ahora a la presidencia española preparar los siguientes pasos, tanto derivar la discusión técnica a los grupos de trabajo previstos en el seno del Consejo como encargar la opinión de los juristas de la institución.

Para salvar las reservas de sus socios en la UE, el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ofreció que fuera España quien asumiera el coste de traducir e interpretar el catalán, euskera y gallego en las mismas condiciones que el resto de lenguas oficiales de la UE, pero ello también planteó dudas jurídicas porque el reglamento europeo establece que debe ser financiado por las arcas comunitarias.

«No son lenguas minoritarias»

Antes de la reunión, el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, defendió la necesidad de dar carácter oficial en la Unión Europea (UE) al catalán, el euskera y el gallego porque no son lenguas minoritarias y porque se trata de una demanda que España defiende desde el año 2005.

«No estamos hablando de lenguas minoritarias. Son idiomas que hablan millones de personas, en concreto, les trasladaré (al resto de ministros de la UE), que el catalán es hablado por más de 10 millones de personas, lo cual le sitúa por encima de muchas de las lenguas que en estos momentos son oficiales», dijo Albares en declaraciones a la prensa, a su llegada a la reunión donde se discutirá la cuestión.

El jefe de la diplomacia española defendió la medida por la «especificidad del régimen constitucional lingüístico español, que lo hace prácticamente único en el seno de la UE» y porque estos idiomas «se usan dentro del Parlamento español», dijo Albares, el día en que el catalán, el gallego y el euskera se usarán hoy por primera vez en el Congreso de los Diputados. El ministro señaló que «no se trata de una propuesta nueva o inédita por parte de España», pues ya en el 2005 se acordaron «arreglos administrativos» para que estas tres lenguas se puedan usar en la UE.

Los consejeros de Cataluña, el País Vasco y Galicia se pueden expresar en sus idiomas cuando vienen al Consejo de la UE a una reunión. Albares manifestó la voluntad del Gobierno español de financiar los costes y también dijo que se trata de una propuesta legal conforme al derecho comunitario, ya que el artículo 55.2 del Tratado de Lisboa permite traducir al catalán, al gallego y al euskera esta norma fundamental de la UE.

Hasta ahora, una gran mayoría de países de la UE han manifestado dudas prácticas, financieras y legales y han pedido que los servicios jurídicos del Consejo elaboren un informe, por lo que probablemente España no logrará aprobar hoy la modificación del reglamento, como pidieron los partidos independentistas catalanes.

El secretario de Estado eslovaco para Asuntos Exteriores y Europeos, Peter Misik, reconoció a su llegada al Consejo que se trata de un «asunto importante y sensible» para sus colegas españoles y se declaró «más que preparado para escuchar los argumentos» del Gobierno español.

«Espero una discusión en la que todos los aspectos se discutan de forma justa y después ya veremos. Igual votamos o igual no, depende del debate. Es prematuro decir ahora qué vamos a hacer cuando haya que votar», explicó Misik, que declinó hablar de «problemas» en la propuesta y señaló que su delegación subrayará «que hay aspectos que deben examinarse en profundidad».

También la secretaria de Estado croata para Asuntos Europeos, Andreja Metelko-Zgombic, coincidió en que quieren tener la opinión de los servicios legales del Consejo antes de tomar «una decisión tan importante» y señaló que esperan «más detalles sobre el estado de estas lenguas en España a nivel nacional».

No obstante, recalcó que Croacia «apoya cualquier multilingüismo en la UE y salvaguardar la riqueza europea en las identidades culturales o lingüísticas europeas», así como el trato igualitario a los idiomas que ya son oficiales en el bloque comunitario.

Por su parte, el ministro de Asuntos Europeos finlandés, Anders Adlercreutz, aseguró este martes en catalán, que «es muy pronto» para que hoy se apruebe la oficialidad de esta lengua, el gallego y el euskera, como ha pedido el Gobierno español. «Yo soy un gran amigo de las lenguas de España. Soy un gran amigo de la cultura catalana. Juntos tenemos que defender la diversidad lingüística de la UE, pero también tenemos que conocer las consecuencias de nuestras decisiones. Es muy pronto para tomar una decisión hoy», dijo Adlercreutz en declaraciones a la prensa, a su llegada a la reunión donde se discutirá la cuestión.

Finlandia fue la semana pasada, junto a Suecia, uno de los dos países de la UE que expresó públicamente sus dudas legales, prácticas y financieras sobre la petición española.