Marlaska elude las críticas a su gestión de la amenaza islamista y reclama responsabilidad para evitar el alarmismo

María Salgado
María Salgado REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ayer.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ayer. MARISCAL | EFE

El PP dice que Sánchez no cesa a Belarra porque necesita los votos de Podemos para su investidura

21 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Más de dos horas se alargó ayer la reunión convocada de urgencia para informar sobre la alerta antiterrorista en España originada por la guerra entre Israel y Hamás. «Responsabilidad y sentido de Estado» para evitar mensajes que generen «desconfianza o un innecesario alarmismo», reclamó el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, a los portavoces de todos los grupos parlamentarios, salvo al de ERC, que no pudo acudir por problemas de agenda y fue informado posteriormente. «No hay que confundir la lucha contra el terrorismo y la inmigración irregular. Es muy peligroso», advirtió Marlaska, que señaló que la desinformación, el alarmismo y la desconfianza en las instituciones y valores democráticos pueden ser caldo de cultivo para discursos de odio, antisemitas, de islamofobia y racistas.

El ministro recordó que, tras los recientes atentados islamistas en Bruselas y Francia, el nivel de alerta antiterrorista se mantiene en 4 sobre 5, aunque se ha reforzado con medidas complementarias en lugares sensibles como embajadas, sinagogas y otros lugares de culto.

Pese a que el encuentro fue definido por Marlaska como «cordial, constructivo y de consenso» y garantizó que las fuerzas de seguridad están atentas para actuar «contra la radicalización», la oposición mantuvo sus críticas al Gobierno por cómo está gestionando la amenaza integrista.

Feijoo pide «estar alerta»

«Le pedimos a los ciudadanos que sí, que estén alerta, que tengan ciertas precauciones», dijo el líder del PP, Alberto Núñez Feijoo, que censuró que Sánchez no le ofrezca información y señaló que la reunión sobre la alerta antiterrorista debería haberse producido antes. Los populares pidieron que se convoque la Comisión de Seguimiento del Pacto Antiyihadista, y desde Vox se quejaron de que preocupen más los discursos de odio que los «300 lobos solitarios que pueden atentar en cualquier momento».

Feijoo volvió a pedir la destitución de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, por llamar genocida al Gobierno israelí. «Si no lo hace es porque necesita los cinco votos de Podemos» para la investidura, opinó el popular, que dijo que si él fuera presidente habría ido a Israel y hablado con su el primer ministro Netanyahu, porque lo ve «una obligación».