El Ejército israelí inicia en Gaza una «invasión restringida» tras intensos combates con Hamás

M. Lodeiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Un gazatí huye de la destrucción causada por los bombardeos israelíes portando a otro en brazos que resultó herido
Un gazatí huye de la destrucción causada por los bombardeos israelíes portando a otro en brazos que resultó herido MOHAMMED SABER | EFE

Netanyahu ordena ampliar las operaciones terrestres y advierte que la guerra será «larga y difícil»

29 oct 2023 . Actualizado a las 09:54 h.

Tras una noche de intensos combates terrestres con Hamás, el Ejército israelí comenzó ayer una «invasión «restringida» de la Franja de Gaza, como la calificó el teniente coronel Peter Lerner. Se utilizaron «alrededor de cien aviones de combate» en bombardeos nocturnos para destruir objetivos de Hamás, dijo el general Gilad Keinan. «Nuestro objetivo es claro: estos ataques deben destruir todo lo que ha sido tocado por la mano de Hamás», añadió. El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, aseguró que la guerra «ha entrado en una nueva fase». «Ayer, el suelo de Gaza tembló», afirmó.

Ya por la noche, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió que la guerra será «larga y difícil» y que su ejército «destruirá al enemigo en tierra y bajo tierra», para lo que decidió «ampliar las operaciones terrestres» en Gaza.

Las informaciones procedentes de la Franja de Gaza son confusas, debido al corte de las telecomunicaciones desde el viernes. Ayer, el multimillonario Elon Musk ofreció conexión a asociaciones humanitarias. Pero parece que Israel no ha optado por una invasión a gran escala, sino por introducir sus tropas terrestres de una manera progresiva y dotadas de decenas de tanques. Según la BBC, algunas están concentradas en Beit Hanoun, en el norte de la Franja. 

Comandantes muertos

Daniel Hagari, portavoz del Ejército israelí, informó de que la ofensiva permitió atacar 150 «objetivos subterráneos», túneles y búnkeres, y matar a varios comandantes de Hamás, entre ellos, el de la fuerza aérea de Hamás, Asem Abu Rakaba, que dirigió el asalto en parapentes motorizados para cruzar la frontera israelí y el ataque con drones el 7 de octubre; y al del jefe del grupo naval Ratib Abu Tzahiban.

Hagari instó a los palestinos, una vez más, a abandonar el norte de Gaza y desplazarse hacia el sur «por su propia seguridad» porque la región es considerada ya «un campo de batalla».

La situación es catastrófica en toda la Franja. Algunos desplazados que huyeron de sus hogares saquearon ayer el centro de distribución de raciones de alimentos de la UNRWA, la agencia de ayuda de la ONU, en Deir el Balah. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, dijo que temía que una operación militar terrestre israelí a gran escala «llevase a miles de civiles muertos más».

De momento, el Ministerio de Salud de Hamás anunció que 7.703 personas habían muerto en la Franja desde el inicio de la guerra, de ellos 3.500 niños, aunque estas cifras no pueden ser verificadas de forma independiente. La misma fuente informó de que un palestino fue asesinado ayer por un colono en la zona de Nablus, en el norte de la Cisjordania ocupada. Se trata de Bilal Abou Salah, de 40 años, quien recibió una bala mientras recogía aceitunas con su familia.

Por su parte, las Fuerzas de Defensa israelíes (FDI) anunciaron que desde el 7 de octubre han perdido 311 soldados, algunos de ellos en combates en la noche de ayer. 

«Cambio de paisaje»

En Gaza, cientos de edificios resultaron «completamente destruidos» en las últimas incursiones israelíes de la noche de ayer, según Hamás. Y miles de otras viviendas resultaron dañadas», dijo el portavoz de la Defensa Civil de Gaza, Mahmud Bassal. Añadió que los intensos bombardeos habían «cambiado el paisaje» del norte de la Franja.

El portavoz del Ejército israelí Avichay Adraee escribió en redes sociales que la operación « estuvo acompañada de un intenso fuego, y participaron fuerzas de infantería, blindados, ingenieros y artillería». «El Ejército israelí también continúa lanzando ataques aéreos y marítimos intensivos y a gran escala», añadió.

La intervención israelí en Gaza desató una ola de solidaridad con el pueblo palestino. Las manifestaciones en su apoyo se sucedieron por varias ciudades del mundo. De récord fue calificada la de Londres por reunir a decenas de miles de personas. En la de París, no autorizada, fueron detenidas 15, y más de mil, sancionadas. En Nueva Deli, hubo un centenar de detenidos. En Galicia la protesta unitaria se celebró en Santiago.

Hamás exige que excarcelen a los palestinos presos para liberar a los rehenes

El movimiento islamista Hamás, que secuestró a más de 200 personas durante su mortífero ataque del 7 de octubre, exige la excarcelación de los palestinos presos en Israel a cambio de la liberación de los secuestrados. «El precio a pagar por el gran número de rehenes enemigos en nuestras manos es vaciar las cárceles de todos los detenidos palestinos», afirmó el portavoz militar de Hamás, Abu Obeida, en un vídeo difundido por el canal de televisión Al Aqsa.

Entretanto, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se reunió con las familias de los 229 rehenes que pidieron ser escuchadas, en medio de los temores por la seguridad de los suyos ante una nueva fase de la operación militar en Gaza, con la intensificación de los bombardeos y la entrada de fuerzas de infantería. Netanyahu les transmitió que «agotará todas las posibilidades» para lograr su regreso. Tailandia negocia en Irán la liberación de 18 tailandeses, y un alto cargo de Hamás de visita en Moscú, dijo ayer están intentando localizar a 8 rusos-israelíes para soltarlos.

Un misil daña la base de la ONU en el Líbano donde hay tropas españolas 

El Ejército israelí anunció ayer haber destruido una célula terrorista en el Líbano en un ataque con drones a una zona ocupada por combatientes de Hezbolá que habían disparado un misil antitanque en dirección a Israel y que fue interceptado por las fuerzas de este país.

Otro proyectil alcanzó el cuartel general de la misión de paz de la ONU en el Líbano (Finul) en la localidad de Naqoura, donde no se han registrado víctimas en medio del fuego cruzado entre el grupo chií y las fuerzas israelíes. Allí están desplegados militares españoles. «Sobre las 15.00 (14.00 horas en España), un proyectil impactó dentro del cuartel general de la Finul en Naqoura. Afortunadamente, no explotó y nadie resultó herido, pero nuestra base quedó dañada», informaron los cascos azules. Las fuerzas internacionales investigan la procedencia del mismo.

Los enfrentamientos en la frontera entre Israel y el Líbano son cada vez más frecuentes. De hecho, varios países, entre ellos Estados Unidos, han recomendado a sus nacionales que salgan del país. Ayer, las sirenas de aviso de ataque sonaron en varias zonas del norte de Israel próximas a la frontera y se identificaron varios lanzamientos de misiles antitanque y granadas de mortero desde territorio libanés, que cayeron en zonas abiertas. El Ejército israelí respondió con fuego de artillería hacia los puntos de origen de los lanzamientos y atacando infraestructuras de Hezbolá. Asimismo, un grupo armado intentó lanzar misiles antitanque desde el Líbano hacia el norte de Israel, cerca del kibutz Hanita, pero fue neutralizado por un dron.

Erdogan habla de holocausto en Gaza e Israel retira a su embajadora en Turquía 

El ministro de Exteriores israelí, Eli Cohen, anunció ayer la retirada de los representantes diplomáticos de su país de Ankara, incluida la embajadora, tras el encendido discurso del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que comparó los bombardeos israelíes sobre Gaza con el holocausto y las bombas atómicas de la Segunda Guerra Mundial.

Arabia Saudí, por su parte, denunció «cualquier operación terrestre llevada a cabo por Israel debido a amenazas a la vida de civiles palestinos». «La continuación de las violaciones flagrantes e injustificadas del derecho internacional contra el hermano pueblo palestino [...] tendrá graves repercusiones en la estabilidad de la región», advierte Riad. 

Irak rectifica

El Ministerio de Exteriores iraquí dijo ayer que apoya la resolución de la Asamblea General de la ONU para un alto el fuego inmediato en Gaza, aprobada por una aplastante mayoría de 120 votos, pese a que Irak fue uno de los 45 países que se abstuvo. Al contrario que la gran mayoría de países árabes y de la comunidad internacional, Irak no apoya la solución de dos Estados, con uno palestino con Jerusalén Este como capital, porque no reconoce a Israel como tal.

Borrell llama a un alto el fuego para permitir la entrada de ayuda humanitaria 

El alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, pidió ayer un alto el fuego con carácter urgente entre Israel y Hamás para facilitar la llegada de ayuda humanitaria a la Franja de Gaza. Otro tanto reclamó António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, quien pidió un «alto el fuego humanitario» y deploró la «escalada sin precedentes» de los bombardeos en Gaza. «Lamentablemente, en lugar de una pausa, me sorprendió una escalada sin precedentes de los bombardeos y sus efectos devastadores, que comprometen los objetivos humanitarios», afirmó desde Doha (Catar).