El conservadurismo colombiano da un varapalo en las urnas a Gustavo Petro

Héctor Estepa BUENOS AIRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Gustavo Petro, en una imagen de archivo.
Gustavo Petro, en una imagen de archivo. VANNESSA JIMENEZ | REUTERS

El centrista Carlos Fernando Galán ganó en la ciudad de Bogotá con el 49 % de los votos

31 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Malas noticias para Gustavo Petro. El conservadurismo colombiano se hizo con las principales plazas en liza en las elecciones regionales y locales, celebradas este domingo. Los resultados han sido calificados por la oposición y parte importante de los analistas como un varapalo para el presidente, apenas 14 meses después de su llegada al poder. «Colombia rechazó el rumbo que está tomando el país», señaló Germán Vargas Lleras, uno de los líderes de la oposición. «Los colombianos apostaron por un verdadero cambio y dijeron ‘no más’ al populismo», añadió, tras conocer el veredicto de la urnas.

El centrista Carlos Fernando Galán ganó el principal campo de batalla electoral, la ciudad de Bogotá, con el 49 % de los votos. Hijo de Luis Carlos Galán, el candidato presidencial liberal asesinado en 1989 por sicarios enviados por el Cartel de Medellín, gobernará una de las mayores urbes de América Latina.

Gustavo Bolívar, el candidato de la coalición de Petro, autor de la novela Sin Tetas no hay paraíso, apenas obtuvo el 18 % de los votos, siendo tercero, un revés en una ciudad que le dio la presidencia a Petro hace apenas año y medio. Allí, obtuvo el líder izquierdista, en segunda vuelta, el 58 % de los votos, más de 2,2 millones de sufragios, ahora perdidos, aunque el progresismo suavice la derrota argumentando que las dinámicas son diferentes en política regional y siendo cierto que su resultado en las locales del 2019 en la capital fue también malo. El golpe fue aún más duro en Medellín, donde el derechista Fico Gutiérrez arrasó, con el 73 % de los votos, y el candidato apoyado por Petro apenas logró un 10 % de los sufragios. Cali, Barranquilla y Cúcuta también tendrán gobiernos locales de centro derecha y derecha.

Donde algunos ven el vaso medio vacío, Petro lo ve medio lleno. «Hablan de mi derrota política y solo les adelanto un dato: las fuerzas políticas que triunfaron en mi campaña presidencial ganaron en siete departamentos. Hace cuatro años, solo incidimos en uno», señaló el presidente, aunque los analistas recordaron que muchas de esas victorias se dieron en regiones muy poco pobladas y con poca incidencia en unas futuras presidenciales.

Petro no está logrando que su partido sea relevante, a nivel local, como sí lo es, por ejemplo, Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, en México. Si la razón es que la gente vota más a Petro que a la izquierda, el panorama para el progresismo será complicado en el 2026. El presidente no puede presentarse a la reelección y, a día de hoy, no ha logrado forjar ningún otro liderazgo fuerte dentro de su coalición para reemplazarle.

Petro comenzó su gobierno con una popularidad del 60 %, pero esa es ahora la cifra de ciudadanos que rechazan sus políticas. Los problemas para la Administración del líder izquierdista comenzaron en marzo, con el fracaso de la reforma a la Salud en el Congreso y la disolución de la coalición oficialista, que incluía a formaciones de centro y centro derecha. A día de hoy Petro no ha sido capaz de lograr alianzas en el Parlamento.