Los Gobiernos latinoamericanos de izquierdas revisan su relación con Israel y piden el alto el fuego

Héctor Estepa BUENOS AIRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

La ministra de Presidencia bolivariana, Marianela Prado, y el vicecanciller, Freddy Mamani Machaca, en una rueda de prensa del 31 de octubre.
La ministra de Presidencia bolivariana, Marianela Prado, y el vicecanciller, Freddy Mamani Machaca, en una rueda de prensa del 31 de octubre. Ministerio de Presidencia | EFE

«Exigimos el cese de los ataques en la Franja de Gaza que han provocado miles de víctimas fatales civiles y el desplazamiento forzado de palestinos», señaló la ministra de Exteriores interina de Bolivia, María Nela Prada

02 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Fuertes críticas a Israel de cuatro Gobiernos latinoamericanos de izquierda. Bolivia rompió, este martes, sus relaciones diplomáticas con el país mediterráneo, mientras Colombia y Chile llamaron a consultas a sus embajadores. Argentina se unió ayer a ese grupo, condenando el bombardeo israelí al campo de refugiados de Yabalia.

«Exigimos el cese de los ataques en la Franja de Gaza que han provocado, hasta ahora, miles de víctimas fatales civiles y el desplazamiento forzado de palestinos, así como el cese del bloqueo que impide la entrada de alimentos, agua y otras provisiones esenciales para la vida», señaló la ministra de Exteriores interina de Bolivia, María Nela Prada, después de que el viceministro, Freddy Mamani, repudiase la «agresiva y desproporcionada ofensiva militar israelí».

El Gobierno interino de la conservadora Jeanine Áñez (2019-2020) había restablecido en el 2020 las relaciones entre Bolivia e Israel, rotas en el 2009 por su predecesor, el izquierdista Evo Morales (2006-2019), tras un anterior conflicto en Gaza. Ahora el Gobierno de Luis Arce, aliado hasta hace unos meses del líder indígena, vuelve a cortar los vínculos.

«Si Israel no detiene la masacre del pueblo palestino, no podemos estar allá», señaló el presidente colombiano, Gustavo Petro, para justificar el llamado a consultas de su embajadora en Israel.

El mandatario izquierdista ha comparado la situación en Gaza con las acciones de los nazis en la Segunda Guerra Mundial, postura que provocó, hace unos días, que Israel cortase sus exportaciones de seguridad al país cafetero.

Chile, por su parte, acusó a Israel de violar el derecho internacional humanitario. Gabriel Boric, presidente del país andino, señaló que las acciones israelíes «comportan un castigo colectivo a la población civil palestina».

«Todo esto lo hacemos sin dudar en condenar los atentados y secuestros perpetrados por Hamás. La humanidad no se sostiene en empates que deshumanizan. Nada justifica esta barbarie en Gaza», añadió el chileno.

Argentina reconoció el derecho de Israel a su legítima defensa, pero el ministerio de Exteriores condenó ayer el ataque israelí a Yabalia argumentando que «nada justifica la violación del derecho internacional humanitario» y condenando, al mismo tiempo, los ataques de Hamás del 7 de octubre.

«Renovamos nuestro llamamiento a los países árabes e islámicos, que han normalizado sus vínculos con el llamado Israel, para que sigan los pasos de Bolivia y rompan todas las relaciones con esta entidad viciosa», señaló Hamás en un comunicado, celebrando también los pasos de Colombia y Chile.

Israel respondió, mediante un portavoz de su ministerio de Exteriores, señalando que la ruptura de relaciones de Bolivia «es una capitulación frente al terrorismo y al régimen de los ayatolás de Irán», e incitando a Colombia y Chile a que «no se alineen con Venezuela e Irán en apoyo al terrorismo de Hamás».