Macron salva la ley migratoria en el Senado con concesiones a los conservadores

Asunción Serena PARÍS / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Emmanuel Macron, en una imagen de archivo
Emmanuel Macron, en una imagen de archivo YOAN VALATPOOL | EFE

«El Senado ha devuelto la coherencia al proyecto endureciéndolo», dice el presidente de los senadores de Los Republicanos

15 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El Senado francés aprobó ayer en primera lectura el proyecto de ley de inmigración por 210 votos a favor y 115 en contra, después de introducir enmiendas de la derecha.

Con este nuevo texto, el Gobierno busca una mejor integración de los inmigrantes a través del trabajo y el dominio de la lengua francesa, la simplificación de las normas que regulan los litigios en materia de entrada, residencia y expulsión y sancionar la explotación, así como controlar las fronteras, agilizar las deportaciones y emprender una reforma estructural del sistema de asilo.

En resumidas cuentas, se trata de controlar la inmigración y mejorar la integración. Sin embargo, el texto ha sido modificado profundamente por Los Republicanos, que ha dejado su impronta poniendo el acento en la parte represiva. Han hecho hincapié en facilitar las expulsiones de extranjeros «delincuentes», simplificar los procedimientos de deportación y disuadir a la gente de entrar en Francia.

Para el presidente de los senadores de Los Republicanos, Bruno Retailleau, «el Senado ha devuelto la coherencia al proyecto endureciéndolo y rechazando al mismo tiempo la versión gubernamental». Han logrado sobre todo suprimir el artículo 3 del proyecto de ley con el que se pretendía crear un permiso de residencia automático para los trabajadores sin papeles empleados en sectores claves como la construcción, la restauración o la asistencia a domicilio.

La excepción

En su lugar solo se podrá regularizar de forma «excepcional» a los inmigrantes que estén trabajando sin permiso de residencia. También se han endurecido las condiciones para acceder al reagrupamiento familiar, el acceso a subsidios y suprimir la ayuda médica estatal a los inmigrantes irregulares.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, está satisfecho con el resultado, pero tendrá que enfrentarse ahora en la Asamblea con el ala izquierdista del partido de Emmanuel Macron, Renacimiento. Una de sus figuras, el diputado Lois Sacha Houlié, prometió que restablecerán «todo el texto inicial» del Gobierno, arriesgándose así a perder el apoyo de los conservadores.