Detenido por maniatar con cadenas y golpear a una mujer en su vivienda en Miranda del Ebro

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

La víctima, que logró escapar y fue trasladada a un hospital, asegura que recibió también insultos y golpes del presunto agresor, que se ganó su confianza para que accediera al domicilio

23 nov 2023 . Actualizado a las 20:18 h.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Miranda de Ebro (Burgos) ha llamado a declarar el viernes, junto a otro testigo de los hechos, a la mujer que denunció el pasado lunes haber sido encadenada, agredida y retenida contra su voluntad en la vivienda de un hombre que fue detenido el martes y posteriormente puesto en libertad a la espera de juicio.

La Oficina de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha detallado que a última hora de la mañana de este jueves el Juzgado ha recibido un escrito por parte del Ministerio Fiscal en el que solicita que se tome declaración a la perjudicada, a fin de valorar la posibilidad de adoptar nuevas medidas cautelares.

El hombre fue detenido como supuesto autor de los delitos de detención ilegal y lesiones, después de que una mujer se presentara en el hospital de Miranda de Ebro (Burgos) encadenada de cuello a manos tras haber sido retenida contra su voluntad.

Este jueves se ha conocido que el detenido ya estuvo en la cárcel por secuestrar a una niña de 9 años en la localidad burgalesa en el 2015.

En concreto fue condenado a seis años de prisión por detención ilegal y abuso sexual, según ha publicado en su edición de este jueves Diario de Burgos y ha confirmado a Efe la Subdelegación del Gobierno, después de que tuviera secuestrada a la menor durante una tarde y una noche en diciembre de 2015.

En este nuevo caso, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Miranda de Ebro, que estaba en funciones de guardia en el momento de la detención del hombre, ha acordado su libertad provisional, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sin que la Fiscalía haya planteado prisión provisional.

El hombre, con el que al parecer la víctima no tenía relación previa, está siendo investigado por detención ilegal aunque la calificación puede variar según avance la investigación y obligado a comparecer cuantas veces sea requerido, si bien esa medida cautelar puede ser revisada mañana.

Desde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León han explicado que, por la fecha en la que ocurrieron los hechos, que fueron denunciados el pasado lunes, el Juzgado nº2 tenía previsto inhibirse al Juzgado nº1 de Miranda de Ebro, aunque con la providencia dictada a primera hora de la tarde para las declaraciones de la víctima y el testigo está por ver si finalmente, cuando se produzcan mañana, será en un juzgado o el otro el que pueda tomar nuevas medidas cautelares.

La víctima, que no ha solicitado medidas cautelares, según las mismas fuentes, se presentó el lunes en el Hospital Santiago Apóstol de Miranda encadenada de cuello a manos y, según relató a los agentes que acudieron al aviso de los sanitarios, había estado retenida contra su voluntad en casa del detenido, que además la había golpeado en varias ocasiones y había intentado asfixiarla.

Agresión y retención ilegal

El hombre se ofreció para trasladarla del hospital, donde estaba cuidando a una amiga, hasta su domicilio, pero se ganó su confianza y la convenció para que pasaran por su vivienda, momento que aprovechó supuestamente para golpear en la cara a la mujer, que quedó inconsciente, según informaron este miércoles fuentes policiales.

Cuando recuperó el sentido, la víctima llevaba una cuerda al cuello y el agresor intentaba asfixiarla, al mismo tiempo que la golpeaba en la cara y la insultaba; tras ello, el hombre añadió una cadena y maniató a la mujer, que quedó sujeta por manos y cuello con la cadena.

La víctima aprovechó un momento en el que se quedó sin vigilancia para huir de la casa y refugiarse con unos familiares, que fueron los que la trasladaron al hospital, donde recibió asistencia médica este lunes y se dio aviso a la Policía, cuya Unidad de Familia y Mujer (UFAM) asumió el caso, identificó al agresor y dio orden de detención.