Galindo Vélez, un diplomático en diez países que arbitra al PSOE y Junts

Carlos Peralta
C. Peralta REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

El diplomático salvadoreño Francisco Galindo Vélez.
El diplomático salvadoreño Francisco Galindo Vélez.

El salvadoreño, experto en refugiados, fue embajador y trabajó para ACNUR

05 dic 2023 . Actualizado a las 09:33 h.

El nombre del diplomático salvadoreño Francisco Galindo Vélez (San Salvador, 1955) era uno de los secretos mejor guardados de la «reunión de trabajo», en palabras del número tres del PSOE, Santos Cerdán, que llevaron a cabo Junts y los socialistas en Ginebra. Y es que Galindo, cuya identidad fue revelada después del encuentro, ejercerá de «coordinador del mecanismo internacional» en las reuniones de carácter mensual entre el PSOE y la formación independentista. Así lo constataron ambas formaciones en un comunicado conjunto en el que desvelaron el nombre del verificador, que trabajará de forma conjunta con la Fundación Henry Dunant. La próxima cita será ya en el 2024.

Según afirmaron fuentes de la negociación a RTVE, el encuentro duró seis horas y fue de «carácter técnico» con la finalidad de «pactar la metodología de trabajo». Este lunes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró en la cadena Ser que las reuniones con políticos de ERC tendrán también un verificador internacional, pero que «en principio» no será Galindo.

Dilatada experiencia

Latinoamérica, Europa y Egipto. El diplomático, un desconocido para el gran público, es abogado y está especializado en protección de desarraigados y derechos humanos. Cuenta en su expediente académico con una licenciatura en Ciencias Jurídicas y Políticas y varios posgrados en la Universidad de Nueva York, en la Universidad de Ginebra y en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de Ginebra. A la ciudad helvética regresó en el 2020, tras ser cesado como embajador en Colombia. Una salida propiciada por la llegada de Nayib Bukele a la presidencia de El Salvador. En la embajada en Bogotá estuvo cinco años desde el 2015. Antes, pasó otro lustro como embajador de Francia, tal como se muestra en su currículo publicado en la página web del Gobierno salvadoreño, que no aclara la institución en la que logró su licenciatura.

Sin embargo, el grueso de la carrera de este diplomático la pasó vinculado al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Fue representante de esta organización en Francia, Colombia, México y Egipto y representante regional adjunto nuevamente en el país mexicano y también en otros Estados de Centroamérica como Honduras, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Cuba y Belice. Así como en su país natal, El Salvador. Según El País, el salvadoreño tuvo que lidiar con la crisis de refugiados en la exrepública soviética de Tayikistán, provocada a raíz de los continuos conflictos armados en Afganistán.

el salvador

Los «excluidos» integrados. Nidia Díaz es política del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y destacó en Radio Nacional que Galindo «tiene amplia experiencia y trayectoria en promover diálogos». Este partido es el heredero de la coordinación de organizaciones políticas y guerrilleras que, al término de la guerra civil en El Salvador (1992), pasó a ser un partido con representación en las instituciones del país. Así explicó Galindo el éxito del proceso de paz salvadoreño, en la revista Foro en el 2018: «Los históricamente excluidos de la política se integraron a la vida política, cívica e institucional del país, a tal punto que desde 2009 la antigua guerrilla del FMLN, convertida exitosamente en partido político, ha ganado en dos ocasiones la presidencia del país».

En el 2018, durante su etapa en la embajada en Bogotá, mostró interés por la colombiana Unidad para las Víctimas, un organismo dedicado a reparar el dolor de las personas que sufrieron desgracias en el conflicto armado de Colombia, latente en el país desde 1960. Galindo quería seguir el ejemplo de esta organización en su país, para ayudar a las víctimas de la guerra civil salvadoreña. «El interés de El Salvador es establecer una relación de cooperación con la Unidad, es aprender de toda la experiencia que han adquirido a lo largo de los años y ver cómo esto se puede aplicar en lo que estamos haciendo con las víctimas en El Salvador», afirmó Galindo, en una nota remitida por el Gobierno de Colombia.

HISTÓRICO DEL PAÍS

Su trascendente padre. Su padre, también abogado y diplomático, tuvo un papel relevante en un pedazo de la historia de su país. Reynaldo Galindo Pohl (1918-2012) formó parte del Consejo de Gobierno Revolucionario que, tras un golpe de Estado al general y presidente Salvador Castañeda, tomó el poder. Galindo Pohl presidió la Asamblea Constituyente que redactó la Constitución de 1950. Posteriormente, ejerció como ministro de Cultura Popular. Previsiblemente, su carrera como diplomático en la Unesco, la ONU y otras instituciones internacionales marcó el devenir profesional de su hijo, el hoy verificador internacional de las reuniones en el extranjero entre Junts y el PSOE.

Poco conocido

Un perfil bajo, «mejor». Miguel Ángel Benedicto Solsona, doctor en Relaciones Internacionales por la Complutense y profesor en la misma universidad, asegura que un perfil poco conocido para el gran público es un factor que se busca en la figura de los verificadores: «Cuanto más perfil bajo tengas, mejor», explica, aunque reconoce que esta figura es más frecuente en «conflictos internacionales y armados». «No creo que haga falta esto, lo veo como un acto de propaganda de cara a los independentistas», sentencia.

Benedicto Solsona subraya también que la figura del verificador debe de ser «neutral» y debe tener «capacidad de trabajar para ambas partes». Además, resalta que, en términos generales, su importancia suele ser menor que la de un mediador.