La OEA y la UE denuncian un golpe de Estado en Guatemala

Héctor Estepa BUENOS AIRES / E. LA VOZ

ACTUALIDAD · Exclusivo suscriptores

Bernardo Arévalo saluda durante una protesta a favor de la democracia, en Ciudad de Guatemala.
Bernardo Arévalo saluda durante una protesta a favor de la democracia, en Ciudad de Guatemala. CRISTINA CHIQUIN | REUTERS

Una sentencia de la Corte de Constitucionalidad podría revertir el resultado de las presidenciales de agosto

10 dic 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

La comunidad internacional denuncia un intento de Golpe de Estado en Guatemala, después de que la Fiscalía del país centroamericano solicitara, en la noche de este jueves, la nulidad de las elecciones presidenciales celebradas en agosto y que ganó el socialdemócrata Bernardo Arévalo.

«Estamos ante un golpe de Estado absurdo, ridículo y perverso. Los golpistas están dando patadas de ahogado», señaló Arévalo, que se impuso con el 58 % de los votos a la ex primera dama, Sandra Torres, y asumirá el cargo de presidente el próximo 14 de enero. Arévalo no estaba entre los favoritos a la victoria en los comicios, pero la descalificación, tras movimientos de fiscales y magistrados, de tres candidatos punteros —de distinta ideología, desde derecha populista a izquierda indigenista— provocó que los votos protesta contra lo que se considera en Guatemala como un establishment corrupto que controla el país recayesen sobre su candidatura, después de que, durante años, numerosos letrados, periodistas y opositores se exiliasen por miedo a represalias.

La oposición Guatemalteca en bloque y también numerosos analistas internacionales califican a la Fiscalía como la punta de lanza de ese pacto de corruptos guatemalteco. Varios miembros de ese cuerpo, comandados por la fiscal general Consuelo Porras y su subalterno, Rafael Curruchiche, han acusado a Semilla, el partido de Arévalo, de supuestas irregularidades.

El punto álgido de esas acusaciones se dio hace dos días. Los fiscales aseguraron que las actas electorales usadas son «nulas» de pleno derecho ya que no fueron autorizadas de inicio por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y también denunciaron una presunta alteración de resultados con el software del recuento.

Embrollo judicial

«El intento de anular las elecciones generales del presente año constituye la peor forma de ruptura democrática y la consolidación de un fraude político contra la voluntad del pueblo», señaló, mediante un comunicado, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, tras denunciar un «intento de golpe de Estado por parte de la Fiscalía».

«Estas últimas acciones y declaraciones del Ministerio Público de Guatemala representan un intento de Golpe de Estado, encabezado por fiscales con motivaciones políticas», apuntó también el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell. «Condenamos enérgicamente las últimas acciones antidemocráticas del Ministerio Público de Guatemala», apuntó, por su parte, Brian Nichols, subsecretario de Estado de EE.UU. para el Hemisferio Occidental. El TSE guatemalteco compareció después de la aparición de los fiscales y su presidenta, Blanca Alfaro, ratificó la elección de Arévalo y su vicepresidenta, Karin Herrera. Aunque adelantó que una sentencia de la Corte de Constitucionalidad podría revertir el resultado.