«No somos conscientes de los problemas que provoca el porno en la intimidad»

María Viñas Sanmartín
maría viñas REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Anna Salvia
Anna Salvia Harold Abellan

La psicóloga experta en educación sexual Anna Salvia firma «El porno no mola», un manual para niños a partir de 11 años

11 feb 2024 . Actualizado a las 21:04 h.

Seis meses. Es el plazo que se ha dado el Gobierno para hacer de esa jungla que es internet un lugar seguro para el menor. Lo que pretende, básicamente, es impedir el acceso de niños y adolescentes a todo el porno que campa a sus anchas en la red, para lo que prepara un cortafuegos en forma de aplicación que verifique que el que mira tiene más de 18, pero no solo; también reforzará la educación afectivosexual, esa gran tarea pendiente. La ilustradora Cristina Torrón lleva años dedicándose a ello con el proyecto Menstruita, una desacomplejada mirada que ha evolucionado a serie de cuadernos didácticos infantiles con textos de la psicóloga Ana Salvia. Acaban de publicar El porno no mola (Montena).

—Si el plan del Ejecutivo sale adelante, ese contacto temprano con el porno desaparecerá. Toda una generación —la de aquellos que entraron en la adolescencia a principios de los 2000, cuando el acceso a internet se generalizó— habrá crecido, sin embargo, entendiendo el sexo y las relaciones de una manera distorsionada. ¿Qué consecuencias tendrá eso a la larga para la sociedad?

—El porno se ha convertido en el principal manual de educación sexual de la mayoría de esos chicos y chicas, es decir, que con él han aprendido cómo deben comportarse cuando hacen el amor. El problema es que el porno no es un buen educador sexual, porque no está pensado para eso sino para excitar al espectador. El resultado es que han aprendido a tener relaciones sexuales con un manual basado en una visión del sexo que es irreal, violenta y machista. Las consecuencias más llamativas ya las estamos viendo, en el aumento de las violaciones grupales, pero lo que no vemos es lo que ocurre en la intimidad: problemas sexuales, asimilación de roles de género basados en la dominación del hombre hacia la mujer y la introducción de la violencia como parte del imaginario sexual.

—¿El futuro pasará por hacer vídeos eróticos blandos y por la pornografía ética?

—Creo que el futuro más bien pasará por dar una buena educación sexual a niños, niñas y adolescentes y por crear medidas que nos aseguren que los menores no tienen acceso a contenidos pornográficos.

—¿Qué consejo le daría a unos padres que descubren que su hijo o su hija de nueve años ha visto porno? ¿Cómo deberían afrontar la situación?

—Es importante que hablen con él y que su hijo o hija pueda explicar lo que ha visto y cómo se siente. Es importante explicarle qué es el porno, que es una visión del sexo irreal, violenta y machista, así como decirle que estos vídeos no son para su edad y que desearían haberlo podido proteger de estos contenidos.

—¿Están los padres en su derecho de revisar los móviles de sus hijos?

—Los padres deben acompañar a sus hijos en el proceso de tener móvil. No se trata de espiar sino de plantear desde el primer día que el teléfono no es un espacio totalmente privado del menor, sino que es compartido con sus padres hasta que tengan edad para tener una privacidad total.

—Las agresiones sexuales cometidas por menores han aumentado en un 116 %, según el último informe de la Fiscalía. ¿Cuánto tiene que ver en esto el acceso temprano al porno?

—El acceso temprano al porno hace que los menores crezcan con la idea de que la violencia sexual forma parte del sexo y que crean que es una manera de hacer sexo muy excitante. Para frenar las agresiones sexuales debemos dar una buena educación sexual que explique la diferencia entre tener sexo y violar, y que deje de erotizar la violencia sexual.

«Es imposible tener sexo sin sentir emociones»

El libro El porno no mola insiste en la idea de que «no existe el sexo sin afectividad».

—Este mensaje puede alimentar ideas equivocadas, como que el sexo siempre tiene que ir vinculado al amor. ¿Es indispensable la afectividad en una relación sexual? ¿No cree que si hay atracción sexual, respeto y consentimiento puede haber perfectamente sexo sin que medien sentimientos?

—Afectividad significa sentir emociones, sentimientos. Es imposible tener sexo sin sentir emociones, porque el ser humano siente emociones todo el rato, en todas las situaciones. Hablar de afectividad en las relaciones sexuales no es hablar solo de enamoramiento ni de querer crear una pareja, sino de la característica que probablemente nos define como seres humanos, la de sentir cosas como alegría, calma, amor, empatía, rabia, miedo, tristeza, etc.

—«No es culpa tuya haber visto porno», dice también este manual. La mayoría de los niños no busca este contenido, las imágenes los «encuentran» a ellos a través de ventanas emergentes. Y hoy a los 10 años la mayoría tienen un móvil. —Muchos se lo encuentran por casualidad. Otros, buscan porno para saber qué es porque han oído la palabra de compañeros o de mayores, o porque un amigo les ha dicho que lo buscaran. A partir de la pubertad, ya lo buscan intencionadamente para saber en qué consiste el sexo y masturbarse. En cualquier caso, el porno no debería estar al alcance de menores, como no lo está el alcohol o el tabaco, y por eso decimos que no es culpa suya.