La guerra en Ucrania marca el duelo Macron-Le Pen

Asunción Serena PARÍS / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

LUDOVIC MARIN | REUTERS

De cara a las elecciones europeas, ambos candidatos han decidido marcar distancia sobre su postura del conflicto bélico

04 mar 2024 . Actualizado a las 08:06 h.

Emmanuel Macron ha descendido a la arena para presentar batalla a la Agrupación Nacional (RN), el partido de Marine Le Pen, de cara a las elecciones europeas del mes de junio. Y es, precisamente, la guerra en Ucrania, uno de los temas elegidos por el presidente de la República para marcar distancias con la extrema derecha que, según los sondeos, volverá a dominar los comicios y será el partido más votado en Francia por tercera vez consecutiva.

Emmanuel Macron, que comenzó diciendo que no había que «humillar a Rusia», se presenta ahora como aquel que condena con más firmeza la agresión a Ucrania: «Rusia no puede ni debe ganar esta guerra» dijo en la Conferencia de apoyo a Ucrania el pasado lunes, «hablamos también de nuestra propia seguridad». Hasta el punto de evocar de forma ambigua que no podía excluirse el envío de tropas occidentales sobre suelo ucraniano, lo que provocó una fuerte reacción de sus aliados que se apresuraron a contradecirle, desde EE.UU. al Reino Unido, pasando por Alemania y España.

Pero esta imagen de oposición frontal a Rusia tiene también una lectura interna, como se vio el pasado martes en la Asamblea. Cuando Marine Le Pen interpeló al primer ministro, Gabriel Attal, a propósito de las declaraciones de Emmanuel Macron sobre el envío de tropas occidentales a Ucrania, Attal le acusó de «mostrar su verdadero rostro» y aprovechar «la primera ocasión para recordar a quiénes guarda usted fidelidad», en referencia a Moscú.

Attal citó un artículo del Washington Post que acusaba al RN de seguir manteniendo lazos con Rusia para debilitar a Ucrania, y se preguntó retóricamente si las tropas rusas no están ya en Francia: «Hablo de usted, de sus tropas, señora Le Pen», concluyó el jefe del Ejecutivo.

Este ataque frontal de Attal acusando a los electores de Le Pen de ser las «tropas» del dictador ruso infiltradas en suelo francés se suma a la ofensiva que días antes lanzó Macron asegurando que el partido de Le Pen no forma parte del «arco republicano», lo que puede traducirse como que está fuera del juego democrático.

Es difícil pensar que los potenciales electores de Jordan Bardella, el candidato de la Agrupación Nacional para las elecciones europeas, cambien su voto oyendo estos comentarios sobre su partido. Pero sí es posible que esta confrontación sea un instrumento para movilizar a los posibles electores macronistas, que tienen como cabeza de lista a Valérie Hayer, una eurodiputada con un gran déficit de notoriedad a nivel popular.

La elección no ha sido fácil. Desde hace semanas se barajaban diversos ministros o exministros, pero ninguno quiso asumir el reto. Finalmente, han optado por Valérie Hayer, que desde de enero encabeza el grupo Renew Europe, y a falta de popularidad, puede presumir de conocer los temas europeos y de ser hija de agricultores, lo que puede ser un plus en plena crisis agrícola. Además, no hará campaña sola. Macron reflexiona sobre la mejor manera de participar, aunque en el 2019, a pesar de la popularidad que conservaba y de su implicación los últimos 15 días de campaña, la lista macronista quedó casi un punto por detrás del RN.

Ahora no goza de la misma popularidad y según los sondeos, su partido lleva 10 puntos de retraso respecto a RN.