Paula Santos, educadora social: «Los padres que están preocupados por internet harían bien en saber quién es Ibai»

Carlos Cortés
Carlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

ACTUALIDAD

Paula Santos es educadora social y tiene un gabinete asistencial
Paula Santos es educadora social y tiene un gabinete asistencial

Dará una charla en Monforte sobre los efectos físicos y emocionales de las pantallas, junto a la optometrista Leticia Vila

24 mar 2024 . Actualizado a las 10:23 h.

Paula Santos Losada (Monforte, 34 años) es educadora social y dará una charla en el centro cívico del monfortino paseo del Malecón sobre los efectos de las pantallas en la salud de niños y adolescentes. Mejor dicho, dará la mitad de esa charla, la que se centrará en los efectos de teléfonos móviles, tabletas y ordenadores en la salud emocional. De la otra parte, de los efectos que tienen este tipo de dispositivos en la salud física, se encargará Leticia Vila, también de Monforte y óptica optometrista.

—Desde el 8 de enero está prohibido en Galicia que los alumnos usen teléfonos móviles mientras estén en los centros educativos. ¿Le parece una buena decisión?

—Prohibir sin educar o sin entender las razones del otro es la manera más rápida de quitarse un problema de encima, pero suele ser poco eficaz. En edades en las que se está forjando la identidad personal las prohibiciones suelen tener un efecto contrario al que se busca.

—Pero hay que ponerle límites al uso de móviles, tabletas o cualquier otro dispositivo de ese tipo?

—Sí, es fundamental, pero esos límites tienen que ir acompañadas de una explicación. Y deben tener en cuenta a la persona a la que uno le está poniendo el límite. Porque muchas veces no se les escucha. Hacerlos partícipes hace que esos límites estén más claros.

—¿Y cómo se hace eso?

—Hay pautas, pero muchas veces los adultos tenemos que reciclarnos para entender lo nuevo.

—Vamos, que hay que entender TikTok.

—Un padre preocupado por si su hijo está enganchado a TikTok tiene que entender en qué consiste y como funciona TikTok. Cómo mínimo eso. TikTok o cualquiera que sea la aplicación o la red social que le preocupa.

—En la charla van a abordar también los efectos físicos del abuso de pantallas.

—Puede parecer que en este asunto no hay relación entre salud emocional y salud física, pero la hay. Leticia Vila trata en consulta a niños que vienen con problemas de rendimiento escolar. Los optometristas son habitualmente el último eslabón al que se recurre, pero los problemas que acaban en sus consultas son algo así como la punta del iceberg de un problema mayor. La terapia visual que aplica ella no va solo de ver bien una letra o un número, sino de abordar como se procesa esa información y como hace sentir.

—Así que no se trata solo de que puedan provocar miopía.

—Es más profundo que eso. El 60% de la información que recibimos llega por vía visual y eso desencadena sentimientos. Cuando le pones una pantalla a un crío entre cero y tres años eso hace algo parecido a un reseteo de sus conexiones neuronales. Cuando tenga cuatro años, ese niño va a notar una diferencia a la hora de relacionarse, con respecto a los que tuvieron una exposición menos elevada a pantallas.

—Hay que poner una edad mínima antes de comprarle un móvil a un niño?

—Hay que tener en cuenta la edad, pero también la madurez. Depende del niño, las recomendaciones generales no funcionan. Hay quien con 13 años no tiene madurez como para tener un móvil y otros con la misma edad puede ser incluso necesario que lo tengan.

—¿Hay señales que avisan de que un niño o un adolescente está abusando del móvil?

—Las hay. Por ejemplo, que no sea capaz de separarse del dispositivo. También las alteraciones del sueño, que empiece a caer en faltas de puntualidad porque no consiga despertarse a tiempo, que baje el rendimiento escolar, que puede ser algo que pasa simplemente por falta de descanso durante la noche.

—El abuso de dispositivos puede afectar a las habilidades sociales y de comunicación de los adolescentes?

—Sí, claramente. Hay que tener en cuenta que la forma de relacionarse de esta generación no tiene por qué ser la misma que la nuestra a su edad. Y eso no necesariamente es malo. Antes había más calle y ahora más relación virtual. Pero el caso es que todos convivimos y hay espacios de relación en los que sus capacidades sociales se ven en cierta manera capadas, se les notan las carencias.

—¿Qué estrategias recomienda para fomentar un uso saludable del móvil entre los adolescentes?

—Cuando hablo con familias o profesionales trato de facilitar guías que son muy sencillas, para que estén informados. Es muy recomendable estar un poco al día para entender estas cosas. Por ejemplo, si sus hijos siguen a Ibai Llanos los padres harían bien en saber quién es Ibai. Y si sus referentes son otros que tienen un discurso digamos de riesgo, es bueno que los conozcan, que sepan quiénes son los referentes de sus hijos en internet.

—Eso puede resultar complicado.

—Sí, pero es importante. De todas formas, al final se trata que lo mismo que se educa en el mundo real con que no se puede faltar el respeto a los otros, en el mundo digital tiene que ocurrir exactamente lo mismo.

—Usted tiene 34 años, así que también creció con teléfonos móviles. ¿La situación es muy distinta hoy?

—Cuando yo era joven mi teléfono no tenía internet. Era todo más lento, había más trabas. Los móviles hoy proporcionan acceso a todo desde un solo sitio. De todas formas, los adolescentes y los jóvenes de hoy han pasado una pandemia y durante la pandemia todos nos vinimos arriba con los dispositivos. Era nuestro medio para entretenernos y para estar en contacto con la familia y los amigos. Durante la pandemia, todos abusamos de los dispositivos. Y eso explica en parte por qué hoy en día este asunto esta de tanta actualidad. Quizás parezca que en los adolescentes es un problema más grave, pero la verdad es que desde la pandemia todos en general tenemos mucho enganche a los móviles.

Cúando y dónde

Título de la charla. Pantallas: efectos en la salud visual y emocional de niños y adolescentes

Lugar en la que se impartirá. Centro Cívico de Monforte, en el paseo del Malecón

Cuándo será. Miércoles, 24 de abril, a las 20:15 horas