Más de 3.000 quejas en 24 horas en Escocia por delitos de odio trans

La Voz

ACTUALIDAD

Miembro del colectivo trans, en una imagen de archivo.
Miembro del colectivo trans, en una imagen de archivo. Sáshenka Gutiérrez | EFE

Entra en vigor la ley que penaliza estas infracciones y que la escritora de «Harry Potter», JK Rowling, criticó públicamente al considerar que será explotada por oportunistas

05 abr 2024 . Actualizado a las 08:10 h.

La entrada en vigor de la nueva ley escocesa que penaliza los delitos de odio por identidad transgénero, que criticó la popular escritora JK Rowling, ha disparado las quejas por supuestas infracciones de ese tipo en sus primeras 24 horas en vigor. Según informa este jueves el diario The Times, la Policía escocesa ha recibido más de 3.000 quejas en 24 horas por supuestos incidentes de odio trans online.

JK Rowling, creadora de la saga literaria de Harry Potter, criticó el pasado lunes esa nueva ley al considerar que será explotada por oportunistas y puede socavar los derechos de las mujeres. Rowling, que reside en Escocia aunque actualmente está en el extranjero, desafió en su cuenta de X —antes Twitter— a la Policía a que la detenga a su regreso si sus comentarios en la red social suponen un delito bajo la nueva legislación. Sin embargo, las fuerzas de seguridad escocesas descartaron posteriormente intervenir al entender que sus comentarios no alcanzaban el umbral necesario para ser considerados un «incidente no delictivo de odio».

«Confío en que todo el mundo será tratado de la misma forma si se expresan de manera similar. Nadie debería tener un incidente de odio registrado por describir con exactitud o afirmar la importancia y realidad del sexo biológico», reaccionó la escritora a esa decisión policial a través de la red social X.

El controvertido texto, que expande otra ley británica de 1986 que ya penalizaba el odio por raza, color, etnia y nacionalidad, tipifica un nuevo delito penado con hasta siete años de cárcel, el de incitar el odio por cuestión de edad, discapacidad, religión, orientación sexual, identidad transgénero o intersexualidad, también en las redes sociales. La falta se comete si alguien difunde material o se comporta de un modo «que una persona razonable consideraría amenazante o abusivo», siendo su intención incitar el odio por esas características protegidas.

La Policía escocesa se ha quejado de que no se les ha dado suficiente formación sobre cómo abordar los nuevos delitos.