Trump denuncia una caza de brujas en el arranque del juicio por el caso Stormy

Miguel Palacio NUEVA YORK / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Nunca antes un expresidente de EE.UU. se había enfrentado a cargos penales

15 abr 2024 . Actualizado a las 22:25 h.

La ciudad de Nueva York amanecía soleada en una fecha marcada en rojo en el calendario de la historia de Estados Unidos: el día en que comenzaba el primero de los cuatro juicios penales contra Donald Trump. Un momento histórico para el país que el expresidente vio como una nueva oportunidad para afirmar, una vez más, que todo responde a una persecución política.

Trump, que llegaba al tribunal a las nueve y media de la mañana, rechazó las preguntas de los medios que esperaban a la entrada del juzgado, pero quiso hacer una declaración antes de entrar. «Esto es una persecución política como nunca se ha visto», afirmó antes de añadir: «Es un asalto contra EE.UU. Y es por eso que estoy orgulloso de estar aquí».

El expresidente se enfrenta a 34 cargos penales. El fiscal del distrito de Manhattan, Alvin Bragg, lo acusa de ocultar el pago de 130.000 dólares (unos 122.000 euros) a la actriz porno Stormy Daniels. Lo habría hecho para proteger sus opciones de ganar las elecciones presidenciales del 2016, ante el riesgo de que se desvelase que ambos habían mantenido relaciones sexuales. El delito se produjo cuando el magnate camufló los pagos como honorarios a su abogado Michael Cohen, que declarará contra él.

Poco después, con Trump ya sentado dentro de la sala, el juez Juan Merchán daba inicio a los procedimientos previos al inicio del primer juicio penal contra un presidente de Estados Unidos denegando una moción del equipo legal de Trump que pedía su retirada del proceso. Lo hacía, según afirmó, porque los argumentos que había ofrecido la defensa, que lo acusaba de falta de imparcialidad, no eran más que «especulaciones sin base».

A continuación, se dirimieron una serie de cuestiones que afectarán al transcurso del juicio. Como la limitación en el uso de las famosas declaraciones en las que Trump decía que a las mujeres había que «cogerlas por el coño» —que no podrán ser escuchadas por el jurado— o de la información sobre que el magnate tuvo una aventura con la exmodelo de Playboy Karen McDougal —cuyo testimonio sí se escuchará— mientras su mujer estaba embarazada.

Selección del jurado

Tras las consideraciones iniciales daba comienzo el juicio con el primer trámite: la selección del jurado que tendrá que pronunciarse sobre las acciones del candidato a la Casa Blanca. Para ello, hasta 500 neoyorquinos residentes en Manhattan han sido convocados y, durante los próximos días, habrán de responder un cuestionario que servirá para cribar a todos aquellos que no contesten a gusto de las partes.

El juez Juan Merchán, un viejo conocido del magnate

El juez Juan Merchán es un viejo conocido de Trump: estuvo al frente de la causa penal contra una de sus empresas en el 2022.

Merchán llegó a Estados Unidos con su familia cuando tenía seis años. Nació en Colombia, pero creció en Jackson Heights, una zona del barrio de Queens separada por apenas 16 kilómetros del barrio más prestigioso de la zona, Jamaica Estates, donde se crio el magnate.

Tras pasar por la Universidad de Baruch, Merchán se graduó en Derecho en la Escuela de Hofstra, y, poco después, en 1994, inició su carrera legal incorporándose a la oficina del fiscal del distrito de Manhattan. Desde el 2009 preside causas criminales como miembro del Tribunal Supremo del Condado de Nueva York.

No es la primera vez que Merchán está al frente de un juicio relacionado con Donald Trump. El magistrado supervisó las negociaciones con Allen Weisselberg, antiguo director financiero de la Organización Trump, que culminaron con el propio Weisselberg declarándose culpable de haber cometido fraude fiscal durante más de una década, ahorrándose casi 2 millones de dólares (1,9 millones de euros) en impuestos.

La punta del iceberg

El testimonio del financiero también sirvió, además, para apuntalar otra condena dictada por Merchán, de mucha mayor envergadura: la que castigó a la empresa inmobiliaria del expresidente por conspiración, fraude fiscal y falsedad documental en el 2022.

 

Los demás líos judiciales que amenazan la carrera electoral del magnate

La demanda que enfrenta Donald Trump en Nueva York, por los pagos a la antigua actriz porno Stormy Daniels, es solo uno de los múltiples líos judiciales que enredan al republicano mientras busca regresar a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre.

Florida

Documentos secretos en el sótano. El FBI encontró decenas de cajas apelotonadas en varias habitaciones, incluido un baño, de Mar-a-Lago, la mansión de Trump en Florida, con cerca de 13.000 documentos oficiales —300 de ellos clasificados— que el exmandatario se llevó sin permiso al dejar la Casa Blanca. Está previsto que el juicio empiece el 20 de mayo y Trump afronta hasta 20 años de cárcel.

Washington

El asalto al Capitolio. En la capital estadounidense, Trump se enfrenta a un juicio federal por su intento de revertir los resultados de las elecciones del 2020 al instigar el asalto al Capitolio. El expresidente podría acumular un máximo de 55 años de cárcel, pero sus abogados han logrado embrollar el caso y es difícil que se celebre antes de las elecciones de noviembre.

Georgia

Una organización mafiosa. En el estado sureño de Georgia, el expresidente afronta un segundo caso penal, en un tribunal estatal, por sus intentos de revertir las elecciones del 2020. El republicano está acusado junto a 18 cómplices de formar una organización mafiosa para tratar de revertir las elecciones en la región, donde perdió contra Biden por un estrecho margen.