Ciotti, el ya exlíder de la derecha francesa se atrinchera en la sede del partido

Asunción Serena PARÍS / E. LA VOZ

ACTUALIDAD · Exclusivo suscriptores

Éric Ciotti mira por una ventana de la sede del partido en París.
Éric Ciotti mira por una ventana de la sede del partido en París. Stephane Mahe | REUTERS

Los Republicanos lo expulsaron por tratar de pactar con la ultraderecha de Le Pen. Los partidos franceses de izquierda cierran el acuerdo para crear un Frente Popular

14 jun 2024 . Actualizado a las 14:40 h.

La derecha no para de ofrecer un vodevil a los franceses, y quizás son sus últimos días de existencia. Su presidente —o expresidente, todavía no se sabe bien—, Éric Ciotti, convencido de que el partido lo ha expulsado sin respetar los estatutos de Los Republicanos, ha apelado la decisión ante el juez, que emitirá el viernes su veredicto.

Para mostrar que todo sigue igual, Ciotti se presentó el jueves en la sede del partido y ocupó su despacho. Estuvo unos breves momentos, los suficientes para grabar un vídeo y colgarlo en su cuenta de X, como retando a los que lo han expulsado. En las imágenes, se le ve a él solo en la sala, mirando por la ventana y sentándose ante una mesa completamente vacía, sin un papel encima. Con una sola frase: «Trabajando para Francia», y de fondo la música de Destiny, de Amir Marcus y Séphan Fischer

Según L’Opinion, que recoge los entresijos de la reunión que celebraron la víspera Los Republicanos para expulsar a Ciotti, sus antiguos compañeros reconocen que tiene mérito: «Al menos, Éric Ciotti ha logrado reunirnos a todos», como dijo el antiguo presidente del partido, Jean-François Cope.

Ciotti se reunió el jueves, de nuevo, con Jordan Bardella, presidente de Agrupación Nacional (RN), el partido de la ultraderechista Marine Le Pen. Almorzaron juntos, y a la salida, Bardella dijo que avanzaban en las negociaciones «por el interés del país».

«Se han vuelto locos»

La dirección provisional de Los Republicanos quería celebrar anoche un nuevo buró político para validar la exclusión de Ciotti y estudiar la del presidente de Jóvenes LR, Guilhem Carayon, uno de los pocos que ha secundado la alianza con la extrema derecha para presentar candidatos para las siglas de ambos partidos. «Se han vuelto completamente locos», comentó Carayon. «No comprenden nada de lo que quieren los electores de derechas. Hay que escuchar al pueblo que ya no puede más de la política de Macron», añadió. Finalmente, dejaron la reunión para el viernes «por razones de organización».

La posibilidad de que la extrema derecha pueda llegar al poder en Francia en las próximas elecciones generales está movilizando a movimientos de ultraizquierda que han convocado una manifestación para este sábado. Según los servicios de información de la prefectura de policía de París, citados por Le Figaro, se esperan entre 50.000 y 100.000 manifestantes en marchas que temen que acaben degenerando.

Los partidos franceses de izquierda cierran el acuerdo para crear un Frente Popular

Los partidos franceses de izquierda anunciaron este jueves que han alcanzado un acuerdo final para crear un nuevo Frente Popular de cara a las elecciones legislativas del 30 de junio y el 7 de julio. 

El acuerdo incluye candidaturas únicas en cada una de las circunscripciones electorales del país, así como un programa de gobierno. La unión «se ha sellado», señaló una declaración común. «Hemos alcanzado un programa político de ruptura, con un despliegue para los primeros 100 días de mandato, propuestas concretas y realistas para que la vida de los franceses cambie realmente», dice la declaración conjunta.

Sin embargo, la alianza aún no ha acordado quién sería su candidato a primer ministro, una cuestión sobre la que persisten diferencias considerables. La alianza está formada por el Partido Socialista (PS), el ecologista EELV, La Francia Insumisa (LFI) y el Partido Comunista (PCF), que divulgaron su intención de formar un nuevo Frente Popular el pasado lunes, pocas horas después de que el presidente Emmanuel Macron anunció la disolución de la Asamblea Nacional y la convocatoria de elecciones adelantadas.

El nombre de la unión toma el del Frente Popular, coalición formada en 1935 por varios partidos de izquierda para responder a la expansión del fascismo en Europa y que logró la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados en las elecciones de 1936, aunque desapareció en 1938.