Surfin Asturies

AGORA

13 jun 2019 . Actualizado a las 18:02 h.

Nun son pocos los rituales que fui abandonado colos años. Celebrar determinaes feches xuntándome con xente paecío a mi en dalgún aspectu, yera ún d’ellos. Otru consistía en pasar bien davezu un día en monte, nel cordal que separa los valles d’Ayer y Turón. Los dos los abandoné por motivos diferentes, cuasi opuestos.

El primeru, porque nun me valía más que pa facer comparances de cada añu colos precedentes y constatar, cuasi siempre, señales de derrota. D’eses feches emblemátiques seique’l Día d’Asturies yera’l más sintomáticu d’hasta qué puntu me divorciaba yo de la sociedá en que vivía, pero tamién, en parte, d’hasta qué puntu nos divorciábemos d’esa sociedá tolos que compartíamos, siquiera fuera nel usu del llinguax, una concepción d’Asturies como suxetu políticu autónomu.

El segundu abandonélu por galbana, poques gracies. Pero la so utilidá yera xusto la contraria: frente al pasu del tiempu y les evidentes noticies de que nós, los d’entós, yá nun yéremos los mesmos, el monte nun cambiaba. Aquellos paraxes yeren el centru del mundu na midida en que conservaben la mesma traza de la primer vez que los pisara. Un puntu de referencia al que recurrir cuando había necesidá de nortiar y ver quién siguíes siendo por muncho que fueres otru.