La Ruta l'Alba

Pepín Fernández
Pepín Fernández REDACCIÓN

AGORA

Ruta del Alba
Ruta del Alba Alejandro Badia

26 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Hasta finales del sieglu XX la xente llamaba a la ruta l'Alba «Camín de Agüeria»

Esi camín lleva usándose durante siglos pa dir al ganau, pero tamién pa baxar ablanes y castañes del monte y pa comunicase con los pueblos vecinos de Caliao y Felechosa.

El camín reformose por la mina de fierru de los Pandanes de la Duro Felguera al rodiu de 1930. Dicen que cuando el tíu Logio llevó a «los ingenieros alemanes» a ver la mina que hubiere encontrao, el camín yera tan malu y tan fechu pa cabres que un de los «ingenieros» viéndose perdíu sacó una pistola, apuntó al tíu Logio y dixo-y que ellos diben morrer ende, pero primero diben llevalu a él per delantre.

Dicen tamién que el vecín que llevó el contratu de la Duro Felguera pa facer el camín que conocemos, tenía toles perres guardaes en so casa y cuando esta quemó na guerra civil tuvieren que garralu pa que nun se tirase a la casa ardiendo. Eso traen les guerres que ye bueno recordalo.

La Duro Felguera fixose con la concesión de la mina los Pandanes en 1918, el añu de la pandemia de la «gripe española» que en Soto d'Agues, el pueblu donde entama la ruta l'Alba, mató a muncha xente. Solo nuna parte del pueblu, que se llama la Plazuca, de malpenes 10 cases, entarraren a 5 muyeres moces ca una con fiyos pequenos, de los que dangún de los sos bisnietos aún guarda memoria. Una de las razones de tanta mortandá yera la falta de agua y de saneamientu. Nun mos damos cuenta de que nun va tantu que coses tan sencilles como abrir un grifu y que salga agua yeren poco menos que un milagru. Pensa-y lo importante que ye cuando tienes a tola familia enferma tener agua corriente na casa.

Pues en Soto d'Agues, nos años 20 del sieglu pasau,tres la pandemia, pusierense manes a la obra, con la inicitiva del ayuntamientu, pero con la xente trabayando en sestaferia y autorganizándose y tuvieren agua nes cases 50 años anantes que munchos otros pueblos de Asturies. Así siguió hasta los años 80 del sieglu pasau, los alcaldes pedanios fueren siempre los que xestionaren el agua. Digo los alcaldes porque nun hay memoria de alcaldesa pedania nenguna. Y esa ye una de les razones del declive de los pueblos, el nun dexar sitiu pa les muyeres que son les que más emigraren en busca de sitios que yos dieren voz y votu.

Eso damos un retratu de un pueblu abiertu al progresu y con una sociedá activa y capaz de organizase pero siempre con resistencies, claro. Asina nos años 60 montose una cooperativa y compraren la primera segadora que se vio por estos sitios, y un vecín trabayaba gratis segando pal que quisiera, y había paisanos que preferín segar a guadaña porque decín que les vaques nun diben querer el herba porque diba arrecendeyos a gasoil. Ye normal, los cambios cuesten munchu y son difíciles de asimilar.

Per eses mismes dómines de la cooperativa, la misma xente solicitó facer la concentración parcelaria nel pueblu. Fue el primer pueblu de Asturies en facelo. Eso desató un duru enfrentamientu ente quienes lo veín como un elementu de modernidá y progresu necesariu y la xente que tenía mieu a lo que podía pasar con les sos tierres. De esi momentu ye un casu que se cuenta del alcalde de entós. Yera reaciu a imponer por la fuerza la concentración parcelaria y dende la Diputación provincial presionábenlu pa avanzar y él dixo-yos «Y si se me entorna el carru, ¿quién va ayudame?». La cultura del consensu, de la necesidá de asistise unos a otros yera parte consustancial del pueblu, entendianse esa necesidá de nun mirar solo pa lo só, sinon tamién pa lo común.